La utilización de las plantas medicinales en la asistencia médica primaria en Latinoamérica

Por  Lic. Oscar Romero
Jefe del Laboratorio de Micro propagación Vegetal.
Fundación Pablo Cassará

No existe ningún pueblo que, dentro de sus pautas culturales, no haya desarrollado algún sistema de medicina,  de manera que los individuos puedan reconocer las causas de las afecciones, realizar un diagnóstico y determinar los procedimientos que curen, alivien o prevengan las mismas. Por lo tanto se puede decir que cada pueblo o comunidad desarrolló una medicina tradicional basada en experiencias empíricas  y dependiente del  entorno en que se encuentra. De lo dicho se puede deducir  entonces,  el importante rol  que juega el reino vegetal en el desarrollo de las medicinas tradicionales.
Se puede afirmar que la utilización de las plantas medicinales  acompañó la evolución del hombre, sin embargo la corriente positivista  desarrollada en la cultura occidental, a principios del siglo XX  promovió la  investigación
experimental, descartando toda información que no contase con pruebas científicas sólidas.
Esto llevó al desarrollo de  una  importante industria farmacéutica basada en ensayos  clínicos. Hoy en día dicha industria sigue creciendo dando origen a nuevos productos, mucho de los cuales surgen por síntesis química y otros que son el resultado de investigaciones biotecnológicas.  De esta manera, la medicina convencional cuenta con un amplio abanico de medicamentos  industrializados, que fueron produciendo un eclipsamiento de las medicinas tradicionales a lo
largo del siglo pasado. Sin embargo muchos de dichos medicamentos son inaccesibles para una gran sector de la población mundial, ya sea por su costo, o porque su distribución no llega a los lugares más recónditos,
Mientras tanto,  la medicina tradicional siguió perdurando, en todo el mundo, debido a su accesibilidad y a sus bajos costos, pero sin ser consideradas dentro de
las políticas sociales y hoy en día se comprueba que en algunos países asiáticos y africanos,  alrededor del  80  por ciento de la población utiliza este tipo de medicina, la cual es brindada  a través de los sistemas de atención primaria de
salud. Mientras que en los países desarrollados  del 70 al 80 por ciento de la población ha recurrido alguna  vez a la medicina tradicional. Dentro de dicha medicina tradicional la utilización de las plantas medicinales juega un rol muy Paullinia cupanaimportante.
Hacia fines del siglo XX ocurrieron cambios políticos y económicos de consideración a nivel mundial, que derivaron en  marcados cambios sociales,  sobretodo en los países en desarrollo, en los cuales hubo una concientización de la importancia de los recursos naturales desde el punto de vista de su conservación y su utilización. Como consecuencia de todo ello hubo una revalorización de las plantas medicinales, las que empezaron a ser analizadas científicamente, para ser utilizadas como medicación complementaria o alternativa, de manera de brindar  seguridad y eficacia a  aquellos que las utilizan  como medicamento.Un claro ejemplo de ello es lo ocurrido en Brasil   donde surgió un Sistema  Único de Salud  (SUS)) como resultado de las conclusiones emanadas de la VIII Conferencia Nacional de Salud  realizada en 1986 y la  nueva Constitución de 1988. Todo ello implicó un profundo cambio cultural, político e institucional capaz de viabilizar la salud como un bien público.  Así se estableció un nuevo patrón de política social, basado en la universalidad de la cobertura médica, el reconocimiento de los derechos sociales y la  reafirmación del deber del Estado de cumplir con ella.
En el 2006, se implantó dentro del SUS  la Política Nacional de Prácticas Integrativas y Complementarias, la cual busca promover las terapias alternativas, como una opción más de la medicina alopática, destacando el uso de
hierbas medicinales y medicamentos fitoterápicos por su  accesibilidad y bajo costo; sobretodo para ser utilizada en las unidades básicas de salud, siendo estos los centros donde se atiende la mayoría de la población. En cuanto a los  profesionales médicos,  promueve la formación  y educación permanente  de los mismos a nivel universitario,
Dicha política fue complementada por el Consejo Federal de Enfermería que declaró a las terapias alternativas como una especialidad profesional, reconociendo los estudios realizados en instituciones  habilitadas a tal fin y cuya carga horaria no fuese inferior a 360 horas.
Además, el SUS  trata de estimular la creación de asignaturas relacionadas con plantas medicinales en aquellas carreras  con las que pueda tener relación. Por último promueve la acción de un Sistema Nacional de Vigilancia Sanitaria. Por otra parte, es importante tener en cuenta que la flora brasileña representa aproximadamente el 20  por ciento del total del planeta y que en sus tierras  se produjo además una combinación de conocimientos indígenas, africanos y europeos, dando como resultado una amplia diversificación del bagaje cultural sobre el uso de la plantas medicinales, mediante su utilización empírica e intuitiva. Sin embargo es evidente la pérdida del conocimiento popular sobre muchas de las hierbas curativas,  ya que los mismos fueron  transmitido en
forma oral de generación en generación y hoy en día se encuentran restringidos a la población de mayor edad y a los curanderos o chamanes, debido sobre todo a la migración de los más jóvenes hacia las grandes ciudades. capuchina2
Desde el punto de vista  ecológico, existen  muchas plantas medicinales  que son raleadas del medio ambiente, por lo que un uso masivo puede llevar al exterminio de las mismas, es por eso que  a través  del  SUS se promueve  la investigación y el cultivo de plantas medicinales bajo buenas prácticas de cultivo orgánico de manera de tener una producción sustentable, priorizando la biodiversidad del país.
Sobre la base de lo hasta aquí expuesto, Brasil ya elaboró un Listado de Plantas
Medicinales de Interés Nacional  de manera de promover su estudio integral, el mismo está constituido  por 71 especies, lo cual equivale a una mínima cantidad del  potencial de plantas medicinales que se encuentra en el territorio brasileño.
Por último cabe  acotar que Brasil  desempeña un rol preponderante, dentro de
MERCOFITO, entidad perteneciente al MERCOSUR, en la cual se debaten todos aquellos aspectos relacionados con la incorporación de  fitoterápicos en los sistemas de salud, promoviendo el cultivo y estudio de las plantas medicinales,  acompañado por estudios clínicos y concientización de la población en cuanto al uso racional de las plantas medicinales., por lo tanto, se puede decir que el fin primario de esta entidad es  la elaboración de una Farmacopea  Herbaria del Mercosur  que permita el rescate del conocimiento tradicional sumando al aporte
del conocimiento científico.
La importancia que Brasil le da a estos proyectos se  puede ver reflejada en la cantidad de entes por los que se encuentra representada en Mercofito,  ya sean gubernamentales o no, a saber: Ministerio de Salud, Agencia Nacional de Vigilancia (ANVISA), Comité Gestor de Plantas medicinales de Itaipú Binacional, Proyecto  Plantas Vivas de la Asamblea Legislativa de Río Grande do Sul  (ALERGS) y la Asociación del Centro Integrado de Educación, Naturaleza y Salud (ACIENS-Brasil).
En cuanto a la región caribeña la situación es complicada sobretodo por los problemas
económicos que impactan negativamente en la industria herbolaria, son naciones muy pequeñas, sin alta capacidad productiva y sin una coordinación intergubernamental, siendo la OMS quien realiza el máximo esfuerzo en mejorar el panorama.
Por otra parte Cuba lleva a cabo una intensiva implementación de los medicamentos herbales en su sistema de salud para paliar las consecuencias de su situación internacional. En 1992 se publicó una Guía Terapéutica de Fitofármacos y Apifármacos comprendiendo 233 formulaciones, en 1995 se crea un Programa Nacional para el Desarrollo y Generalización de la  Medicina Tradicional. En el año 2000, siguiendo las pautas dictadas por la OMS,  se trazan
algunas estrategias de trabajo para fijar la calidad, la seguridad y la eficacia de las plantas medicinales y los medicamentos herbarios, dos años después se implementa y perfecciona el marco legal para el registro y control de los medicamentos herbarios.  La Autoridad Reguladora de Medicamentos, ente encargado de promover y proteger la salud pública estableció un Registro de Medicamentos de Origen Natural, dándole una vigencia de 5 años (renovable) a los distintos productos fitoterápicos, los cuales deberán cumplir con las “Directrices sobre Buenas Prácticas de Fabricación de Producto Farmacéutico”.
En Colombia existe una legislación que favorece la salud primaria, sobre todo en las poblaciones aborígenes, de esta manera se protege la medicina tradicional y las terapias alternativas promoviendo la industrialización de los fitofármacos. Esto es  el  resultado de una “Política  Nacional de Biodiversidad” llevada a cabo por el Ministerio de  Protección Social, que facilita la recopilación y consolidación
de los conocimientos  de las plantas medicinales que a su vez permite promover,  en la comunidad, un adecuado uso de las mismas. Ya en 1994, después de amplios debates entre los distintos sectores involucrados,  ya sea desde productores de plantas hasta promotores sociales de asistencia primaria,  surgió un listado de 64 plantas aprobadas por la Comisión Revisora de Productos Farmacéuticos”.
En Chile, el Ministerio de Salud  emitió a fines de la década anterior un listado de
plantas medicinales que pueden ser utilizadas en la atención de la salud, para ello se basó en el uso ancestral y tradicional de las mismas. Sin embargo  no abarca todas las especies utilizadas por las distintas etnias. Basta considerar que  el pueblo Mapuche utiliza más de 300 especies. Por eso  en el sur de dicho país se está llevando a cabo una implementación de asistencia primaria intercultural, lo que permitirá un mayor conocimiento de las especies utilizadas y una mejor interpretación de la cosmovisión de las distintas etnias.
De lo hasta aquí expuesto se puede observar que todos los países latinoamericanos, están en menor o mayor escala, interesados en el estudio y uso de sus plantas medicinales. Aquellos miembros o socios del Mercosur cuentan con dos entidades  importantes como son  la ya mencionada Mercofito y Plamsur, esta última dedicada a promover el cultivo  de plantas medicinales.
Hedera helixPero es importante aclarar que aún hay una gran brecha entre el uso de plantas
medicinales, fitoterápicos y  la implementación  de éstos en la asistencia médica primaria. En principio se puede decir que  las plantas medicinales son utilizadas popularmente sin que haya un control sistematizado de su  producción y uso, tal es así que muchas veces se designa con un mismo nombre común a distintas especies  e incluso a  distintos géneros, adjudicándole consecuentemente distintas propiedades lo que puede conducir a un uso erróneo de la hierba considerada.Por otra parte  la producción de medicamentos fitoterápicos  en  Latinoamérica está 
relacionada con el uso de plantas foráneas cuyos   principios  activos y efectos farmacológicos  fueron más estudiados a nivel mundial y que han sido incluidos en las farmacopeas más importantes, como la estadounidense o la europea, a modo de ejemplo se puede citar, el Ginkgo biloba, la Centella asiática, el Panax ginseng y tantos otros. Por último, en términos generales se observa  que no hay una formación adecuada de los médicos, en cuanto al uso de las plantas medicinales en la asistencia médica primaria.
Es de esperar que las políticas, aún incipientes, implementadas por los estados, en forma individual o conjunta,   conduzcan  a una concientización de las comunidades, sobre el uso racional de las plantas medicinales que permita  su conservación, producción y uso adecuado de las mismas.

Baccharis trimera3
Bibliografía
 Barroso, Wanise; Borges, Gouvea; Oliveira, Licia de; Silveira, Carla Cristina de; Freitas
da Dutra, Larissa Vasconcellos. Estudio de prospectiva tecnológica de las especies de
plantas a través de documentos de patente.  Fundação Oswaldo Cruz (FIOCRUZ)  –
Instituto de Tecnologia em Fármacos (Farmanguinhos)  – Av. Comandante Guaranys,
447  – Jacarepaguá  – Rio de Janeiro  -RJ CEP 21.041-250  – Brasil. Accesible en:
http://revista.cnic.edu.cu/revistaCB/files/CB-2010-4-CB-077.pdf 
 Bezerra Carvalho, Ana Cecilia; Silverio Perfeito, Joao Paulo; Costa e Silva, Leandro
Viana; Santos Ramalho, Livia; Oliveira Marques, Robelma France de; Silveira
Damaris. New Brazilian rules for herbal medicines. Boletín Latinoamericano y del
Caribe de Plantas  Medicinales y Aromáticas, vol. 9, núm. 3 Mayo 2010.  Sociedad
Latinoamericana de Fitoquímica, Chile. Accesible en:
http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/856/85615232013.pdf
 Borges, A.M.; Ceolin, T.; Barbieri, R.L.;, Heck, R.M..  La inserción de las plantas
medicinales en la práctica de enfermería: un creciente desafío. Enferm. Glob n18,
Murcia feb. 2010. Accesible en  http://dx.doi.org/10.4321/S1695-61412010000100019
 Campaña educativa sobre derechos humanos y derechos indígenas. Salud indígena y
derechos humanos. Manual de contenidos. Instituto Interamericano de Derechos
Humanos. Campaña educativa sobre derechos humanos y derechos indígenas, salud
indígena y derechos humanos: manual de contenidos / Instituto Interamericano de
Derechos Humanos; San José de Costa Rica. Costa Rica, 2006. Accesible en:                          
http://www.iidh.ed.cr/comunidades/diversidades/campana%20indigena/salud%20indi
gena.pdf
 Ceolin, t; Heck, R.M.; Pereira, D.B.; Martins, A.R.; Coimbra, V.C.C.; Silveira,
D.S.S.Inserción de terapias complementarias en el sistema único de salud atendiendo
al cuidado integral de asistencia. Enferm. Glob. n16, Murcia, junio.2009.  Accesible en:
http://dx.doi.org/10.4321/S1695-61412009000200017 Fleury, Sonia. Salud y democracia en Brasil. Valor público y capital institucional en el
Sistema Único de Salud. Salud Colectiva 3 (2);147-157, mayo- agosto ,2007. Accesible
en:   http://www.scielo.org.ar/pdf/sc/v3n2/v3n2a04.pdf
 Gomes, María de Fátima; Programa  Regional de Apoio a Rede de Desenvolvimento de
Plantas Medicinais no Mercosul.  PLAMSUR. PCT IICA/MDA  – NEAD. Accesible en:
http://www.iica.int/Esp/regiones/sur/brasil/Lists/DocumentosTecnicosAbertos/Attach
ments/402/Maria_de_Fatima_Gomes_-_NEAD_-_artigo.pdf
 Gómez Estrada, Harold;  Germosén-Robineau, Lionel  y Nossin . Emmanuel.  Estudio
etnofarmacológico de las plantas medicinales usadas en el Caribe colombiano. Diálogo
de saberes: plantas medicinales, salud y cosmovisiones / Giovanna Liset
 Reyes Sánchez, [… et al.]. – – Universidad Nacional de Colombia, Sede Amazonia,135-
156. 2009. Accesible en:  http://www.bdigital.unal.edu.co/2176/1/9789587191714.pdf
 González Ramírez, Maritza: Remirez, Diadelis; Jacobo, Olga Lidia. Antecedentes y
situación reguladora  de la medicina en Cuba. Boletín Latinoamaericano y Del Caribe
de Plantas Medicinales y Aromáticas  6 (4), 118-124, 2007. Accesible
en:http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=85660405
 Historia del Hospital Makewe. Biblioteca Ministerio de Salud “Dr. Bogoslav Juricic
Turina. Gob de Chile. 2009. Accesible en:  http://www.bibliotecaminsal.cl/wp/wpcontent/uploads/2011/09/Historia-Hospital-Makewe.pdf
 Morales Segura, Miguel Ángel; Morales Montecinos, Juan Pablo. Plantas medicinales,
Fitofarmacos y fitomedicamentos : hacia una fitomedicina  (fitoterapia moderna y
racional),Basada en la evidencia científica.  Plantas medicinales y Medicina Natural
(2da Edición; 2009). Sociedad Chilena de Fitoterapia. Accesible en: 
http://www.sochifito.cl/files/publicacion/Plantas%20Medicinales,%20Fitofarmacos%2
0y%20Fitomedicamentos.pdf
 8ªConferencia Nacional de Saude. Relato final. 17 al 21 marzo de 1986. Accesible en:
http://conselho.saude.gov.br/biblioteca/Relatorios/relatorio_8.pdf
 Plantas Medicinales Amazonicas, realidad y perspectivas. Tratado de Cooperación
Amazónica. Pro tempore, Lima, Perú.  Accesible  en:………………………………………
http://www.siamazonia.org.pe/archivos/publicaciones/amazonia/libros/28/BASE.HTM
 Políticas de prácticas integrativas y complementarias en el SUS. Departamento de
Atención Primaria. Ministerio de Salud. Brasilia DF. 2008. Accesible en: Accesible en:                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            http://www.minproteccionsocial.gov.co/salud/Documents/Observatorio%20Talento%
20Humano%20en%20Salud/PoliticaNacionalMedicinaIntegrativaBrasil.pdf
 Prieto, José María. La regulación global de los medicamentos herbarios. Boletín
latinoamericano y del Caribe de Plantas Medicinales y aromáticas 6 (4), 92-101, 2007.    
Accesible.en:
http://www.uv.es/prietojm/Old%20Blacpma/old%20blacpma/Prieto_BLACPMA_V6_N
4.pdf
 Programa Nacional de Plantas Medicinais y Fitoterápicos. Secretaria de Ciência,
Tecnologia e Insumos Estratégicos. Ministerio de Saúde. Brasilia, DF. Brasil.  2009.
Accesible en: http://portal.saude.gov.br/portal/arquivos/pdf/plantas_medicinais.pdf

Anuncios