¿Porqué elegimos la arcilla en nuestros tratamientos?

Existe un elemento natural, fundamental y universal, que posee las propiedades necesarias para aliviar muchas afecciones y cuando no facilitar la curación de diversas enfermedades. Ese elemento es el barro.
Por esta razón trabajamos por acercarla a todos y obtener de ella todos sus beneficios. A partir de un elemento natural y universal, podemos obtener excelentes antioxidantes, maravillosas sustancias rejuvenecedoras, potentes nutrientes sin efectos secundarios y muchos otros elementos cuyos efectos fueron observados y experimentados por nuestros antepasados como “mágicos”.
Culturas ancestrales han reconocido los beneficios del barro para la salud; sin embargo, dichas propiedades no se han dado a conocer de una manera explícita, lo cual ha impedido que las ventajas de su uso alcanzaran a una gran parte de la población. Muchos tratamientos médicos agresivos, intervenciones traumáticas y procedimientos dolorosos podrían evitarse aplicando exclusivamente un tratamiento con barro procedente de tierras arcillosas.
Infórmate en tu región respecto a los fangos y arcillas disponibles, cada arcilla tiene sus propias características, asesórate con los profesionales en terapias alternativas y experimenta en ti mismo.

Anuncios

Sebastian Kneipp

S. Kneipp3

Sebastian Kneipp (1821-1897), nacido en Stefansried Bavaria, en una familia de humildes tejedores, durante su niñez y adolescencia se dedicó al pastoreo y en las labores relativas a la actividad de su familia como tejedor. Fue un primo de su padre Kaplan M. Merkle quien enseño latín a Sebastian y lo preparó para la Universidad  de Dillingen, cerca del río Danubio, donde el año que concluyó los exámenes sufrió una hemoptisis tuberculosa. Siguió estudios de Teología a pesar de la enfermedad, que los médicos daban por incurable y gracias a la lectura del libro de J. S. Hahn, “On the Healing Virtues of Cold Water, Inwardly and Outwardly applied, as proved by Experience”, comenzó a practicar la Hidroterapia en el Danubio, tanto en invierno como en verano, ordenándose, ya curado, en 1852. Kneipp fue nombrado en 1855 confesor del Convento de Dominicas en Wörishofen, cuya lavandería convirtió al poco tiempo en un dispensario de Hidroterapia mediante agua fría, que vino a crecer en clientela tras la muerte de Vincent Priessnitz en Grafenber, Austria(1851). En 1880 Kneipp fue nombrado párroco de Wörishofen, y fueron tantos los casos que acudieron a tratarse con él, que en 1889 fundó un balneario, ampliado en 1890 y de nuevo en 1892. Su creciente clientela generó celos, envidia y críticas en la sociedad médica de la época, lo que derivó en una acusación de práctica ilegal de la medicina que consiguió soslayar. Luego, ya con la colaboración de dos médicos, Kleinschrodt y Baumgarten, publicó sus doctrinas sobre el uso del agua en dos libros “Mi Cura de Agua” y  “Mi Testamento”, en donde refiere las técnicas para el agua fría meticulosamente diseñadas, aparte de otros consejos sobre algunas plantas medicinales de uso doméstico cuyo empleo contribuyó mucho a difundir y que son  utilizadas aún hoy por todo el mundo. Kneipp murió a los 76 años, muy respetado, no sólo por los beneficios que impartió con sus métodos, sino también por el profundo sentido espiritual  que puso en ellas.

S. Kneipp1

Santiveri será uno de los promotores de este movimiento en España, la distribución de sus productos en principio comienza como una difusión del método de Kneipp que luego darán lugar a la fundación de las primeras sociedades vegetarianas españolas y al movimiento naturista.
En España, por una parte los usuarios del agua termal fueron sólo médicos y no tomarán parte los pacientes. Esto hizo que el uso del agua se redujese a una buena técnica con una aplicación en el sentido terapia medicamento, despreciando en parte a los hidroterapeutas o incluso la autodeterminación de los
pacientes. Por otra parte los pacientes entrenados en la hidroterapia ven con bastante desprecio a los médicos de balneario al igual que lo hacen algunos terapeutas como el mismo Sebastián Kneipp. Esta es la opinión de Sebastián Kneipp sobre los balnearios (S.Kneipp, 1892): “Los baños minerales, por su naturaleza, producen un efecto enérgico; ya que todas las aguas de esta clase contienen sales: más o menos fuertes, en cantidad más o menos considerable. Estas aguas, con perdón por la comparación, hacen el oficio del estropajo y de la arenilla que se empleasen para limpiar la plata y otros metales preciosos; su acción sobre la delicada y tersa superficie del oro o de la plata sería desastrosa. ¿Son acaso menos delicados los órganos internos del hombre? Esos objetos efectivamente quedan limpios,  pero con el polvo y la basura arrastran parte del metal precioso que, seguramente, no podría resistir mucho tiempo tan duro tratamiento. La aplicación es tan clara que cualquiera puede hacerla, y no he menester hacer resaltar la delicadeza y sensibilidad extrema del nobilísimo metal sobre el que ejercen su acción las aguas minerales.”
¿Y qué nos dice la experiencia, tocante a los resultados de su aplicación?
No son pocos los bañistas que silenciosamente y tal vez al abrigo de las sombras de la noche, para no espantar a los vivos ni causarles molestias, son conducidos, en los grandes balnearios, a su última morada. Todos los años hay que registrar en ellos numerosas defunciones «Fulano de tal estuvo aquí por primera vez en tal o cual año», se dice, «y le sentaron perfectamente los baños. Mas el padecimiento, que era antiguo se recrudeció de nuevo y volvió por segunda vez. Entonces no le sentaron ya tan bien. El mal tomó mayor incremento y tuvo empeño en repetir por tercera vez el viaje. Al parecer regresó muy mejorado; la curación, empero, era engañosa, poco tiempo después bajó al sepulcro.» A otros les sorprende la muerte en los balnearios, ahorrándoles los gastos de viaje. Tal es la triste historia que, bajo diferentes formas, oímos todos los días. El que frecuente estos lugares por distracción y por buscar una sociedad agradable, limitándose a tomar al exterior las aguas, nada tiene que temer; cuente sólo con su bolsillo que, con seguridad, sufrirá un tratamiento despiadado, equivalente a un saqueo.”

Con la entrada del siglo XX entraron en acción de forma más radical y práctica la utilización de la hidroterapia recogiendo las ideas de la hidroterapia alemana y sobre todo el método de Kneipp.

PRINCIPIOS DE LA CURA KNEIPS. Kneipp4

La terapia Kneipp es esencialmente una terapia activa.

El método Kneipp de curación se fundamenta en cinco campos de aplicación, que se complementan
sinérgicamente entre sí:

1) Hidroterapia.
2) Terapia del movimiento (Kinesiterapia).
3) Fitoterapia.
4) Dietética.
5) Terapia reguladora o terapia del orden.

1. Hidroterapia

La hidroterapia Kneipp destaca por la diversidad de sus formas de aplicación, existiendo más de cien posibilidades de tratamiento por medio del agua. La
escala de intensidad abarca desde el más pequeño estímulo, como puede ser una loción o el lavado de una sola extremidad, hasta los tratamientos más fuertes, como por ejemplo el masaje con chorro a presión.
Las formas fundamentales de aplicación del tratamiento son :
• Lociones o lavados.
• Envolturas pequeñas y grandes, cataplasmas.
• Chorros de agua.
• Baños: baños de vapor, andar sobre el rocío, la nieve o el agua.

Lavados

Se realizan en cama, en forma de lavados totales o parciales, con un lienzo basto, que suele ser de lino o algodón, previamente mojado en agua fría, escurrido y doblado. A continuación el paciente no se seca, sino que se debe arropar y descansar de 30 a 45 minutos. En muchas ocasiones se le añade vinagre al agua para que el contacto con el agua fría no sea tan brusco, mejorando de esta manera la capacidad reactiva del paciente.
Se suele comenzar con lavados parciales de brazos y piernas, aumentando posteriormente a los de medio cuerpo y por último los de cuerpo entero.
Es bastante importante que el lienzo se utilice doblado y de forma que se vaya utilizando una cara diferente del lienzo para cada una de las zonas corporales, de tal manera que no se repita la cara utilizada del lienzo para lavar otra zona corporal y evitándose así ensuciar las partes del cuerpo a lavar (un lienzo utilizado en un lavado se impregna de residuos y toxinas). Para conseguir esto, se pliega el lienzo de lino tantas veces como número de partes se vayan a tratar. El agua utilizada se habrá puesto a atemperar en un cubo la noche anterior. Como los lavados se hacen siempre por la mañana, se pondrá el despertador con la antelación suficiente para poder realizar sin prisas el periodo de reposo pos lavado. Antes del lavado se orinará y se defecará. Lavado de medio cuerpo superior Incorporar de la cama la mitad superior del cuerpo sin ropa. El paño a utilizar estará bien lavado y escurrido.
El lavado de los brazos se iniciará por la cara dorsal y se completa posteriormente con la cara dorsal de toda la extremidad. Seguidamente se trata la zona torácica. Conviene, posteriormente, realizar un lavado más enérgico sobre las zonas abdominal y pélvica, puesto que son centros de eliminación muy importantes. Por la espalda, el lavado se hará con el lienzo menos doblado (cuatro dobleces son suficientes). El tórax y el abdomen superior se lavan con movimientos verticales arriba abajo, mientras que la zona del vientre se lavará en sentido circular y en sentido del movimiento intestinal, es decir, siguiendo la dirección de las agujas del reloj. El lavado de espalda se hace siempre de dentro hacia fuera.Después del lavado, el paciente se estirará en una cama caliente (¡No dejar las sábanas abiertas, pues perderían el calor en la noche!). Después de la fricción, se meterá el paciente con el cuerpo húmedo en la cama y se taparán todos los lugares por los que se pueda enfriar este ambiente cálido; para ello, también se puede hacer una envoltura completa “en momia”.
Lavado de medio cuerpo inferior;
En primer lugar se lava la parte derecha y la ingle y después la parte izquierda por la parte del paño que no ha tocado la parte derecha. El lavado de vientre
siempre será circular y en la dirección que sigue el colon; primero la parte anterior y luego la posterior.
Lavado de vientre;
Posee una finalidad triple: favorecer el sueño, aumentar la circulación y aumentar la eliminación abdominal. Se realiza un lavado circular dando unas 20 vueltas alrededor del colon. Las rodillas estarán dobladas para relajar el abdomen.
Otro método por el cual pueden conseguirse resultados similares es la compresa
húmeda de abdomen, que se deja puesta toda la noche. Si tras su aplicación el paciente se queja de borborigmos, se ha de retirar. Los lavados abdominales son muy interesantes en casos de insomnio o en los trastornos digestivos, ya que provocan un aflujo sanguíneo hacia el vientre, descongestionando la cabeza. Para que las aplicaciones no parezcan tan frías se puede añadir algo de vinagre al agua
de lavado. Si el vinagre es de sidra, se pondrá un cuarto de litro por litro de agua de lavado.
Si es de vino, la cantidad será algo menor.

Envolturas

Material:
• Un lienzo basto de lino que se coloca mojado sobre la parte del cuerpo elegida
para el tratamiento.
• Un paño de lino o algodón permeable al aire, que se coloca sobre el paño mojado
y que tenga una anchura de unos 2 ó 3 cm más que él, de forma que la humedad
no traspase a planos superiores.
• Un sobrepaño de lana o franela.
• Imperdibles o tiras de velcro.
Los lienzos deben quedar muy bien ajustados al cuerpo para evitar la formación de bolsas de aire que alterarían el efecto terapéutico deseado. Las diversas
envolturas que se aplican en los brazos, en el tronco, en la región lumbar o en las pantorrillas se efectúan la mayor parte de las veces con agua fría a fin de sustraer o acumular calor según la duración con que sean aplicadas. Las cataplasmas, en cambio, se aplican la mayor parte de las veces a altas temperaturas (por ejemplo, las de bolsa de heno). Dan buenos resultados las envolturas pequeñas con barro o requesón frías en los casos de tromboflebitis. Con las envolturas pequeñas se consigue un estímulo muy fuerte.

El saquito de heno
Esta es una de las aplicaciones más características de la terapia Kneipp. El saco viene a tener un tamaño de 40 por 50 cm y se llena sólo hasta la mitad, cerrándose con una cremallera o unos botones. A continuación se humedece bien y luego se mete en una cámara de vapor.
El saquito de heno se pone en contacto con la piel del paciente y por encima de él se coloca un paquete hermético que contiene lodo. El lodo, por su capacidad de retención de calor, permite que éste se mantenga durante un largo tiempo.
Finalmente, se cubre todo mediante una envoltura Kneipp. De este modo, al estar el lodo más caliente que el heno, el saquito va aumentando progresivamente su temperatura.  En caso de pacientes alérgicos al heno, se suele hacer una compresa de patata hervida o bien una de fenogreco o una compresa de simple vapor. La compresa de heno en la rodilla es ampliamente utilizada en las afecciones crónicas no inflamatorias, como artrosis o anquilosis.
Envoltura caliente
Suele aplicarse después de comer. Favorece la circulación abdominal y es de gran utilidad durante la menstruación.
La envoltura se inicia poniendo el paño de lino doblado encima de la pared abdominal. Si se hace con una decocción de heno se potencian sus efectos. El paño se humedece y escurre bien, enrollándolo para que pierda el exceso de agua; de esta manera se aprieta fuertemente hasta que deje de gotear. Se envuelve este lino en un paño seco para que no pierda el calor. Una vez puesta la envoltura se protege exteriormente con paños de lana e incluso se puede añadir una capa de plástico para conservar el calor acumulado. Este tratamiento es útil en caso de amenorrea y dismenorrea.
Compresa de requesón (quark)
Cuando se desea extraer calor, se utiliza tanto el barro como el quark (requesón) y este último tiene la ventaja de que no reseca tanto como la arcilla. Las
aplicaciones “extractoras de calor” son útiles en procesos inflamatorios calientes.
En primer lugar, se extiende un trapo mojado y se pone en él quark extendido también, que ocupe unas dos terceras partes de la longitud del trapo, y se aplica como las demás envolturas, aunque menos tapada, puesto que ya no pretendemos acumular calor. El quark se irá reponiendo conforme se calienta y el paciente no se tapará excesivamente.
Sinapismos (compresas de mostaza)
Existen dos tipos de mostaza, la blanca y la negra. Es mejor la mostaza negra, y si se utiliza la blanca las cantidades serán algo mayores, o sea, doble cantidad de mostaza y doble periodo de aplicación. La dosis habitual es de 3 cucharadas en
medio litro de agua. Con ello se humedece el paño de lino que se aplica de 5 a 8 minutos, haciendo una  envoltura.

Chorros

El tratamiento a base de chorros de agua —excepto en los de gran intensidad y poca duración— se aplica con una manguera de 1’5 cm. de diámetro, echando el agua sin presión alguna sobre la piel, de forma que el agua haga una película que
cubra toda la superficie a tratar. Los chorros de agua fría, tienen que durar hasta que la parte del cuerpo afectada por el tratamiento se enrojezca débilmente. Si bien no se puede determinar con exactitud la duración de la aplicación de los chorros de agua, es mejor reducirla que sobrepasarla; normalmente no debe superar los 30 ó 40 segundos.
¡Cuándo el chorro de agua es fría, el paciente debe estar caliente! Si el paciente tiene o siente frío es necesario aplicarle primero agua caliente, o quizá  mejor alternativamente el chorro de agua fría y caliente. En este último caso se empieza con el agua caliente (a 38º), se efectúa el cambio un par de veces, y se termina con el chorro de agua fría. En general, en todas aplicaciones hidroterápicas frías
es necesario que el cuerpo del paciente esté caliente previamente; para ello se pueden utilizar fricciones, cepillados, ejercicios, masajes, etc. La duración del estímulo con agua fría es mucho más corta que la del estímulo que se efectúa con
agua caliente. Por ejemplo, a 3 minutos de agua caliente corresponden 20 ó 30 segundos de agua fría; el chorro de agua a alta temperatura se aplica según el método de Fey, de óptimos resultados, a tres atmósferas de presión, a una distancia de tres metros y con una temperatura de 40 a 42º.
Chorros alternantes
Los chorros a temperatura alterna provocan una
gimnasia vascular. La aplicación caliente origina vasodilatación, mientras que la fría origina vasoconstricción. De este modo, la alternancia puede provocar una
mayor elasticidad vascular y, en consecuencia, una
mejor capacidad reactiva del organismo.
Si la reactividad del individuo es buena, esta alternancia será más acusada con la diferencia de temperatura; en los pacientes muy entrenados, se puede
acudir directamente al chorro frío seguido de ejercicio
físico. Un entrenamiento de este tipo se puede conseguir al cabo de 2 ó 3 semanas de tratamiento. La reactividad la valorará el sanitario (quien, a su vez, lo consulta con el médico) que está al lado del paciente, preguntándole por ejemplo si tiene la piel caliente. En estos casos, el médico puede optar por terapias más
radicales.
Si hay una diferencia en la reactividad vegetativa (insomnio, etc.), y se han de realizar aplicaciones frías (por ejemplo un lavado matutino), antes de iniciarse estas aplicaciones se hará una aplicación caliente para atemperar el cuerpo. Cuando se realiza la alternancia de chorros, el aumento del estímulo se puede potenciar además aumentando la potencia del chorro y disminuyendo la distancia de aplicación (3-4 metros usualmente).
En caso de espasmo vascular paravertebral, se ha observado la alta eficacia del chorro de pitón caliente, que consigue provocar una hipertermia intensa. En caso de que iniciemos el chorro de pitón con agua caliente, no es conveniente seguir luego con agua fría, sino que será mejor que el paciente se meta en la cama.

Baños

Los baños pueden ser parciales, por ejemplo de los brazos, de los pies, sentado en la bañera, de medio cuerpo, de tres cuartas partes del cuerpo, y en ocasiones, totales. Los baños parciales, los baños sentados en bañera y los de medio cuerpo se aplican a menudo con agua fría, o alternativamente fría y caliente; los demás baños se aplican la mayor parte de las veces con agua caliente a 38º C.

Se pueden añadir algunas hierbas para lograr un efecto sinergético :
Valeriana: añadida al baño produce un efecto sedante y mitigador en personas nerviosas e inestables.
Corteza de roble: adicionada al baño produce un efecto tonificante en caso de enfermedades epidérmicas o en caso de pieles sensibles.
Flor de heno: los baños de flor de heno estimulan el metabolismo, recomendándolas en el reuma, la gota y afecciones escrofulosas.

Paja de avena: produce un efecto parecido al de la flor de heno, aunque algo más suave. Contiene además una sustancia sedante (cuando se trata de “avena sativa”) muy adecuada para el baño de personas nerviosas.
Manzanilla: se la conoce como elemento inhibitorio en las inflamaciones y por su efecto antiespasmódico.
Romero: sus hojas contienen, entre otras sustancias, alcanfor, que activa la circulación de la sangre. El contenido del alcanfor suaviza el descenso de la presión arterial en el baño que, por regla general, tanto se teme.
Tomillo: entre otras cosas produce un efecto expectorante.
Equiseto (cola de caballo): se aplican baños de equiseto en casos de piel delicada, como baño de asiento contra cistitis y ginecopatías. Kneipp se refiere a ella como de las más eficaces para curar antiguas llagas y en toda clase de inflamaciones, aún en las gangrenosas.

Los baños cuya aplicación va ascendiendo progresivamente suelen ser baños parciales. Después de los baños suele aplicarse brevemente un chorro de
agua fría o un lavado con agua fría. Después se realiza una hora de reposo.
Baños de vapor
No es tan frecuente hoy día la inclusión de los baños de vapor en el tratamiento. Antes se aplicaban empleando un recipiente con agua hirviendo, hoy se
utiliza en general una manguera con boquilla por donde sale el vapor que se aplica a las zonas deseadas del cuerpo. S. Kneipp sugiere tener mucha precaución ya que el baño de vapor aplicado en forma moderada es beneficioso, si se cometen descuido y torpezas en él es causante de graves daños. Pero deja bien claro que siguiendo el procedimiento debido pueden ser de gran utilidad. En general se muestra reacio a los baños totales de vapor, de existir alguna otra técnica alternativa, pero si muy entusiasta con los baños parciales, los que suele potenciar con algunas hierbas medicinales.
Andar sobre el rocío, sobre la nieve, en el agua. Al principio se andará sobre el rocío durante uno o dos minutos. Este tiempo puede ir aumentando gradualmente hasta llegar a cinco minutos. El tiempo en que se anda sobre la nieve será mucho más breve, por ejemplo 20 ó 25 segundos. Cuando se anda por el agua (cuya altura debe cubrir las 3/4 partes de la pantorrilla) la duración no debe prolongarse más de medio o un minuto.

Sauna;
saunaTiene efectos especialmente sobre el sistema nervioso vegetativo. Inicialmente hay un periodo de calentamiento con predominancia simpático/tónica. Posteriormente, a la salida de la sauna, hay un predominio parasimpático. La fase simpático/tónica conviene que sea de menor duración que la parasimpático/tónica. Ocho a diez minutos dentro de la sauna, dependiendo de cada individuo, y mayor tiempo fuera de ella ya que si no, debido a la simpaticotonía, se podría producir insomnio. Se puede llegar a permanecer de 12 a 15 minutos dentro de la sauna, sin meterse inmediatamente en la ducha fría.

Proceso de la sauna;

• Desnudarse y ducharse, secarse excepto el cuero cabelludo. La ducha será caliente y los pies han de estar siempre calientes al entrar en la sauna. Por esta razón en las saunas suele haber un recipiente para bañarse los pies. Si se entra
en la sauna con los pies fríos se puede producir una pesadez de cabeza y además se suda mal. Inicialmente, no conviene ponerse en los bancos más altos, donde la temperatura alcanza los 85- 95º. La humedad correcta oscila del 5 al 7% en
los bancos situados a media altura.
• Cuando se han cumplido las dos terceras partes del período de sauna  verter agua y aceites esenciales sobre las piedras calefactoras para producir un “golpe de calor” y sudar fuerte (siempre con cuidado de no resultar quemado por el vapor)
• Finalmente, se levantará uno despacio para evitar problemas de descenso de la presión ortostática. Es conveniente pasear luego al aire libre y revolcarse o friccionarse en la nieve si es posible. El tomar un vaso de agua fría es conveniente puesto que enfría el esófago y la tráquea y descongestiona por ello los pulmones.
• La ducha posterior se iniciará a temperatura indiferente, bajándola progresivamente. Si nos metemos en un baño de inmersión frío justo después de salir de la sauna se pueden producir espasmos vasculares en las piernas, empeorando el estado inicial.
Este proceso completo se puede hacer un máximo de 2 ó 3 veces, reposando luego media hora. Es usual tomar la sauna una vez a la semana, no más.
Si se han de hacer masajes, éstos se realizarán siempre entre la segunda y la tercera parte de la sauna.

Instrucciones prácticas

1) Hay que empezar el tratamiento en una zona del cuerpo que esté lejos de la afectada por la enfermedad, pues los estímulos producidos durante el tratamiento no sólo provocan una reacción en la zona del cuerpo donde se provocan, sino que el organismo reacciona también en zonas más o menos lejanas a aquéllas en las que tienen lugar los estímulos.
2) Siguiendo las orientaciones del Dr. Mackenzie, que fue quien descubrió la existencia de los dermatomas, podemos observar que las aplicaciones hidroterápicas serán usualmente más amplias que el órgano a tratar, abarcando parte o la totalidad del dermatoma implicado. Así, para las aplicaciones hepáticas se suele recurrir al saco de heno sobre la espalda a nivel D6-D12, existiendo también una zona refleja a nivel del hombro. Las aplicaciones directas sobre el hígado pueden influir positivamente en caso de cólicos hepáticos, provocando una disminución del dolor. Sin embargo, las aplicaciones sobre la zona de la espalda pueden aumentar el aporte sanguíneo al hígado. En un cólico, la aplicación suprahepática habría de ser muy caliente, incluso casi que llegara a quemar la piel; mientras que en la espalda las aplicaciones pueden ser menos calientes puesto que la reactividad es mayor.
3) Según las experiencias clínicas observadas en la Escuela Kneipp y en los centros donde se realizan este tipo de terapias, se puede afirmar que existe una estrecha relación entre la actividad vasomotora de la piel, de la pelvis menor y de la garganta, y entre los pies y el resto de órganos.

Ciertos aspectos de la cura Kneipp

1. La Hidroterapia Kneipp es esencialmente una termoterapia. O bien sustrae o bien aporta calor al cuerpo para estimular su reactividad, mejorando la irrigación de los tejidos, mediante un estímulo transcutáneo que activa al sistema nervioso vegetativo.
2.Por regla general, es más importante realizar pequeños estímulos repetidos que grandes estímulos aislados. Lo óptimo es realizar tres aplicaciones al día.
3. Se suele empezar con tratamiento matinal en la cama (de 5 a 7 de la mañana) con lavados o envolturas frías. De esta manera se pretende activar el metabolismo. Es una norma importante que antes de realizar una envoltura o lavado de este tipo el cuerpo esté caliente. La intensidad del estímulo aplicado dependerá de la temperatura del agua, de la extensión de la zona aplicada y de la
duración del tratamiento.
4. La diferencia de temperatura entre el agua y la piel ha de ser como mínimo 10 grados. Si la diferencia es menor, el cuerpo pierde algo de temperatura, pero no reacciona posteriormente generando calor. La temperatura de aplicación siempre será menor de 18º ya que las extremidades corporales tan sólo tienen 30º C.
5. Cuando se realizan baños a temperatura alterna, el agua caliente estará entre 36 y 38º puesto que, si la temperatura es mayor, la reacción suele ser anómala, provocando espasmos vasculares.
6. De esta manera definiremos como agua fría a aquélla situada entre los 0 y los 18º; a agua caliente, la que se sitúa entre 36 y 38º.
7. No se establecen normas generales de tratamiento, ya que se considera muy importante realizar una individualización de los tratamientos, dependiendo de la reactividad y condición de cada individuo.
8. Se puede decir, sin embargo, que las aplicaciones de baños calientes durarán unos diez minutos,  mientras que las aplicaciones frías en baños serán algo más cortas, máximo de unos 8 segundos.
9. Lo importante es conseguir provocar la reacción. En caso de aplicaciones calientes, la reacción es una hiperemia pasiva, mientras que en las frías, la
hiperemia es activa y produce una ligera sensación de cosquilleo. Si las aplicaciones calientes son excesivamente prolongadas, se puede producir un colapso vascular, mientras que las aplicaciones frías excesivamente prolongadas nos darán una tendencia al espasmo vascular.
10. Las aplicaciones en chorros tienen usualmente una duración algo menor que los baños.
11. Dentro de la cura Kneipp se pueden catalogar más de 120 técnicas hidroterápicas diferentes que permiten un ajuste adecuado a todo tipo de
pacientes, incluso a aquellos con una reactividad muy baja. Esta variedad de terapias nos permite que incluso en pacientes con infarto agudo de miocardio se pueda iniciar una cura Kneipp a los dos días del episodio agudo, con baños de brazos que se van ampliando progresivamente y que en principio se realizan con agua tibia; luego, poco a poco, se van tolerando unas temperaturas menores del agua.
12. En niños, ancianos o personas de baja reactividad se suelen utilizar estímulos suaves, tanto en temperatura como en superficie de aplicación (lavados, chorros, baños, envolturas: saco de heno, mostaza, fangos). Las envolturas suelen aportar
calor al cuerpo; sin embargo, si éstas se hacen con quark o con barro frío sustraerán calor corporal.

2. Kinesiterapia  (terapia del movimiento)

En el campo de la kinesiterapia puede uno guiarse en general por las inclinaciones que muestre el paciente. Es importante que el tratamiento sea del agrado del enfermo, ya que después deberá seguir practicando en la vida cotidiana algunos de los ejercicios aprendidos, adaptando su modo de vida a las instrucciones dadas en tanto se lo permitan sus obligaciones profesionales. Hay que procurar que el entrenamiento sea dinámico y no estático. Ejercicios estáticos son, por ejemplo, el esfuerzo producido por la tensión muscular continuada al levantar pesos, el apoyo sobre las manos con extensión del cuerpo atrás y brazos extendidos, etc. Entrenamiento dinámico son aquellos ejercicios que comportan una actividad rítmica, por ejemplo andar, correr, nadar, ir en bicicleta, etc.

Con personas de edad avanzada se debe tener mucho cuidado con las prácticas deportivas, pues muchas personas abusan por el interés en ganar y esto les perjudica, dado el esfuerzo excesivo que entonces pueden desarrollar. Se trata de reeducar al paciente en sus capacidades funcionales. La terapia del movimiento abarca tanto la rehabilitación en piscina como los paseos al aire libre, a pie o en bicicleta, así como el esquí en invierno, etc.

3. Fitoterapia

La fitoterapia representa un complemento ideal de gran importancia para los tratamientos terapéuticos antes citados. De todos son conocidos los medicamentos fitoterapéuticos con efectos fuertes, tales como morfina, digitalina, estrofantina, colchinina, etc. De estos medicamentos no se ocupa la terapia Kneipp, sino que emplea en primer lugar medicamentos vegetales de efectos suaves. Una de las grandes ventajas de los medicamentos vegetales suaves es su carácter completamente inofensivo, lo que no quiere decir que carezcan de efectos, como opinan algunos médicos. No existen prácticamente efectos secundarios. Un ejemplo de la acción sinérgica con otros métodos de la terapia Kneipp sería que en el caso de alteraciones nerviosas como el insomnio se pueden sustituir los sedantes e hipnóticos por el siguiente procedimiento: lavado en frío de la mitad inferior del cuerpo, vendaje de la pantorrilla con vinagre, baño de valeriana o melisa por la noche, ligeros ejercicios deportivos, gimnasia y en suma, todo lo que constituye la terapia Kneipp.

4. Dietética

La dietética de Kneipp corresponde en gran parte a los puntos de vista modernos de la fisiología nutritiva y rechaza todo fanatismo en cuestiones alimenticias. Se procura que haya una gama lo más variada posible de alimentos. Los zumos de plantas frescas sirven de complemento para la alimentación. Actualmente parece darse más importancia a la gastronomía que a la dietoterapia. Todo ello, sin embargo, está influido por el hecho de que se comprenden más las curas termales como un periodo de vacaciones que como una cura de salud, con sus penurias incluidas.

El mismo Kneipp no fue un vegetariano en el sentido que hoy día se comprende, ya que él mismo comía todo tipo de alimentos e incluso se comenta que era un moderado fumador de puros.

5. Terapia reguladora o terapia del orden.

La terapia reguladora pretende establecer un ritmo de vida natural tanto en el ámbito físico como psíquico por medio de un cambio fisiológico de actividad y descanso. El fisiólogo Golenhofen dice: “La regularidad temporal hay que realizarla en primer lugar en el curso del día. Para ello podría tomarse como norma el diario endógeno del hombre. Este ritmo nos une a través de mecanismos sincronizadores a los ritmos geofísicos y por tanto nos integra en el orden cósmico. La salud no es sólo una cuestión de capacidad física sino también reguladora. Al cambiar el orden de nuestra vida, en el mundo moderno se ha avanzado en un sentido (técnico), pero al mismo tiempo se nos imponen ya aquellos estímulos necesarios para el mantenimiento de la salud”.

El mundo moderno y automatizado no sólo ya no impone al hombre los estímulos necesarios para la conservación de la salud sino que, al contrario, lo abruma con estímulos no fisiológicos que dañan los centros reguladores. No es posible entrar aquí en detalles concretos, aunque se podrían mencionar los tópicos de stress psíquico, del ruido del tráfico en las grandes ciudades, de lucha por la existencia, de la contaminación atmosférica, de la alimentación inadecuada, del abuso de estimulantes nocivos, del apasionamiento por lo espectacular —en vez del descanso— y del trastorno del ritmo natural de la vida. La técnica moderna exige del hombre esfuerzos para los que su cuerpo no tiene la constitución adecuada ni el tiempo de adaptación suficiente.

Actualmente el hombre tiende a la pasividad en todo lo referente a su salud. Quiere aprovechar los placeres de la vida y que los médicos lo pongan de la manera más cómoda posible en condiciones de disfrutar de estos placeres lo más larga e intensamente posible. Para ello paga y está dispuesto a pagar un precio elevado al médico si éste lo consigue sin incomodidades, sin alteraciones en su forma de vida y sin privaciones por motivos de salud. Esta es la razón de la gran demanda de medicamentos con carácter eufórico o de regeneradores que deberían evitar el envejecimiento.

Consecuencia de ello son los numerosos trastornos vegetativos, obesidad, incremento de enfermedades degenerativas y, sobre todo, el aumento de las enfermedades cardiacas y angiopáticas, que en los países industrializados van a la cabeza de todas las demás enfermedades, causando más de un 50% de los fallecimientos. La terapia Kneipp contiene precisamente lo que le falta al hombre moderno y lo conduce de su pasividad con respecto a la propia salud a la actividad

imprescindible para la conservación de la misma.

INDICACIONES DE LA CURA DE KNEIPP

• Agotamiento físico o psíquico.

• Alteraciones psicosomáticas.

• Alteraciones neurovegetativas (Senninger, 1953; Von Angele, 1952).

• Hipersensibilidad nerviosa (Frohlich, 1976).

• Alteraciones metabólicas. Disendocrinos (Kaiser, 1960)

• Alteraciones reumáticas.Osteoporosis (Konitzer, 2003; Franke, 1961).
• Rehabilitación de miocardio. Postinfarto después de 2 días con baño templado de brazos (Mahla, 1961).
• Alteraciones dispépticas (Fruchte, 1977; Kaiser, 1959).
• Alteraciones del aparato genital, respiratorio y alergias. Acción como coadyuvante (Hartung, 1960).
• Vascular: Tromboflebitis. Varices (Diehm, 2002).
• Insuficiencia cardíaca (Michalsen, 2003; Schumacher, 1977; Pflannz, 1974; Koeppen, 1959; Bruggemean, 1972).
• Circulación arterial periférica (Mensen, 1976; Angele, 1960).
• Tumores malignos. Se ha comenzado a indicar después de los estudios de la Dra. Gunhil Künhnn (Künhnn, 1996).
• Psicóticos graves. También se recomienda desde los estudios del Balneario de Alange (Romero, 1997).

CONTRAINDICACIONES

• Insuficientes graves cardiacos o renales es una contraindicación relativa.

CARACTERÍSTICAS GENERALES

• Posee un poder terapéutico coadyuvante.
• Es favorable en la prevención terapéutica de las enfermedades.
• Tiende a mejorar la salud.
• No provoca alteraciones del organismo.
• Es siempre bien tolerada.
• No se opone ni menoscaba otras formas de terapia