Aplicaciones de la arcilla en estética.

ImagenImagen

La arcilla se compone principalmente de carbonato cálcico y silicatos de aluminio mezclados con óxido de hierro, magnesio y otros minerales. El silicato de aluminio favorece la regeneración tisular y por ello se utiliza para mejorar las cicatrizaciones (en Uruguay quien no ha usado la pomada DrSelby?) al permitir cerrar más rápidamente las heridas y úlceras. Del mismo modo que actúa como filtro en el medio acuoso, cuando entra en contacto con la sangre actúa como filtro que la purifica.

La arcilla tiene un interés muy importante en los tratamientos estéticos donde sus propiedades particulares consiguen resultados sorprendentes.
Acción depurativa sobre los tejidos:
Por su alto contenido en minerales, ayuda a absorber el edema del tejido graso, generador de celulitis. Potencia el efecto de drenaje linfático manual.
Acción exfoliativa:
Por su acción exfoliativa sobre la capa córnea, favorece la absorción de los productos cosméticos que se aplicarán posteriormente.
Depura la piel de las impurezas acumuladas en la superficie, la reoxigena, la tonifica y normaliza su textura.
Acción aclarante:

Sus componentes degradan las moléculas de melanina y hemoglobina que pueden favorecer la aparición de manchas. Es una ayuda importante en la reabsorción de los hematomas y aclara las manchas hipercrómicas debido a la acción del sodio, el potasio y el azufre que contiene.

Acción estética:
Al revitalizar los procesos biológicos, mejora el aspecto de la piel, estimula la circulación sanguínea, provoca un efecto ionizante, elimina las toxinas de la epidermis, fortifica los tejidos y atenúa la profundidad de las arrugas.
En los casos de acné, se aprovecha la acción microbiana de la arcilla y su poder astringente.
El fenómeno de hiperoxidación celular lucha contra los radicales El fenómeno de hiperoxidación celular lucha contra los radicales libres y por consiguiente, actúa como producto anti-envejecimiento.

En Cosmetología las arcillas son empleadas por sus poderes remineralizantes, adelgazantes, revitalizadores y absorbentes. No olvidemos que el silicio, es un mineral que reestructura los tejidos conjuntivos y lucha particularmente contra la piel de naranja, la fibrosis y la esclerosis de los tejidos adiposos.

Sabemos que una de las principales causas de toda enfermedad es la alimentación antinatural que por diferentes causas fatiga el organismo y produce toxinas. Se impone pues, la limpieza del cuerpo de todas estas impurezas a través de medios naturales como la arcilla, los baños naturales, la cura de frutas, el ejercicio, masaje, hierbas, etc .Evidentemente, pretender curar exclusivamente con arcilla no seria razonable. Su empleo como medicamento resurge a favor de personas instruidas, sedientas de terapias suaves y eficaces.

Imagen

 

La Arcilla / Filosilicatos

Quienes interesados en utilizar y conocer las propiedades terapéuticas de las diferentes arcillas podrán sacar mucho mayor provecho de sus posibilidades, al estudiar su características y propiedades físico químicas. Considero la preparación del fango como un arte en si mismo, y si bien la utilización de arcillas en estado natural es de gran provecho, la posibilidad de personalizar el barro para cada tratamiento o afección, nos abre un abanico inmenso de posibilidades.

 

La mayor parte de las propiedades físico-químicas de las arcillas derivan de su morfología laminar (filosilicatos) y pequeño tamaño de partícula (inferior a 2 micras), así como de las sustituciones isomórficas en las láminas, que dan lugar a la posibilidad de carga en las mismas.

Los dos primeros factores producen una elevada superficie específica en estos materiales, y a la vez, la presencia de una gran cantidad de superficie activa. Por ello pueden interaccionar con muy diversas sustancias, en especial compuestos polares.

Las consecuencias inmediatas son el comportamiento plástico en mezclas arcilla-agua con elevada proporción sólido/líquido y el hinchamiento con el desarrollo de propiedades reológicas en suspensiones acuosas.

Por otra parte, la existencia de carga en las láminas se compensa, con la entrada en el espacio interlaminar de cationes débilmente ligados y con estado variable de hidratación, que pueden ser intercambiados fácilmente mediante la puesta en contacto de la arcilla con una solución saturada en otros cationes, a esta propiedad se la conoce como capacidad de intercambio catiónico siendo  la base de multitud de aplicaciones de las arcillas.

ESTRUCTURA DE LOS FILOSILICATOS

Muchas de  las propiedades terapéuticas de las arcillas son consecuencia de sus características estructurales. Por ello es imprescindible conocer la estructura de los filosilicatos para comprender sus propiedades.

Las arcillas, al igual que el resto de los filosilicatos, presentan una estructura basada en el apilamiento de planos de iones oxígeno e hidroxilos. Los grupos tetraédricos (Si)44- se unen compartiendo tres de sus cuatro oxígenos con otros vecinos formando capas, de extensión infinita y fórmula (Si2O5)2-, que constituyen la unidad fundamental de los filosilicatos. En ellas los tetraedros se distribuyen formando hexágonos. El silicio tetraédrico puede estar, en parte, sustituido por Al3+ o Fe3+.

Estas capas tetraédricas se unen a otras octaédricas. En ellas algunos Al3+ o Mg2+, pueden estar sustituidos por Fe2+ o Fe3+ y más raramente por Li, Cr, Mn, Ni, Cu o Zn. El plano de unión entre ambas capas está formado por los oxígenos de los tetraedros que se encontraban sin compartir con otros tetraedros (oxígenos apicales), y por grupos (OH)-, de forma que, en este plano, quede un (OH)- en el centro de cada hexágono formado por 6 oxígenos apicales. El resto de los (OH)- son reemplazados por los oxígenos de los tetraedros.

La disposición de las capas y el tipo de cada una de ellas es la base de la clasificación y de la nomenclatura de los filosilicatos. Se establecen así 3 tipos básicos de filosilicatos:

  • FILOSILICATOS 1:1. Bilaminares. (-T:O-) La estructura básica está formada por una capa tetraédrica y una capa octaédrica, la cual puede ser: dioctaédrica (canditas; Caolinita, Halliosita, Nacrita) o trioctaédrica(serpentina; antigonita, lizardita, bertierina
  • FILOSILICATOS 2:1. Trilaminares. (-T:O:T-) La estructura básica está formada por dos capas tetraédricas y una capa octaédrica, la cual puede ser, también en este caso; dioctaédrica (pirofilita, vermiculitas, illitas, micas y esmectitas como la Montmorillonita y la nontronita) o trioctaédrica (talco, vermiculitas y esmectitas como la saponita y la hectorita.)
  • FILOSILICATOS FIBROSOS. Palygorskita y sepiolita, de estructura trilaminar (–T:O:T-) con la particularidad de que los tetraedros de Sílice alternan su orientación a ambos lados de la capa tetraédrica. Esta configuración estructural le dota de una gran capacidad absorbente y una menor capacidad de intercambio catiónico que las esmecs.

filosilicatos

PROPIEDADES CARACTERÍSTICAS

En geoterapia son de gran importancia las siguientes propiedades físico/químicas de las arcillas;

  1. Pequeño tamaño de partículas (<2micras)
  2. Superficie específica
  3. Capacidad sorcitiva (absorción y adsorción)
  4. Capacidad de intercambio catiónico
  5. Hidratación e hinchamiento
  6. Alta plasticidad
  7. Propiedades reológicas
  8. Capacidad de retención de calor

Superficie específica y tamaño de partículas:

La superficie específica es el área externa de la superficie interna de las partículas constituyentes, se expresa en m2/g. Tenemos entonces de modo orientativo:

  • Caolinita hasta 50m2/g
  • Illita hasta 60m2/g
  • Montmorillonita entre 80 y 300m2/g
  • Palygorskita entre 100 y 200m2/g

Capacidad sorcitiva

Puede darse mediante adsorción o absorción, La adsorción se produce cuando los iones se unen a la superficie del filosilicato, luego la absorción se produce cuando los iones o moléculas polares se introducen y posicionan en el espacio interlaminar o en los canales estructurales. La capacidad de absorción de agua en las esmectitas o las arcillas fibrosas es muy elevada, alcanzando en algunos casos al 200% respecto su peso en seco. En geoterapia es habitual  aplicar la arcilla junto a principios activos orgánicos previamente absorbidos, los cuales serán asimilados al cuerpo con finalidad terapéutica.

Hidratación e hinchamiento

La absorción en el espacio interlaminar tiene como consecuencia la separación de las láminas dando lugar al hinchamiento e hidratación. Este proceso depende del balance entre la atracción electroestática catión/lámina y la energía de hidratación del catión. A medida que el catión se rodea de moléculas de agua, la separación de láminas aumenta, las fuerzas de repulsión electroestáticas incrementan proporcionalmente y se produce el hinchamiento. Esta capacidad varía en cuanto a que catión interlaminar se trate,  si este fuese Sodio, es muchísima mayor que en el caso del Calcio o el Magnesio. Así es que las esmectitas sódicas son las que poseen mayor capacidad de hinchamiento.

Propiedades reológicas

Las capacidad reológica de las arcillas las hacen excelentes para formar suspensiones viscosas estables. Esto permite entre otras cosas, una muy práctica aplicación ya que se mantiene sin modificaciones durante la misma.  Dependiendo del tratamiento, ha de tenerse en cuenta esta propiedad junto con la de cobertura, ya que una alto grado de capacidad reológica generalmente esta asociada a una bajo poder cubriente.

Capacidad de intercambio catiónico

Es una propiedad fundamental, y característica fundamentalmente en las esmectitas. Consistente en la capacidad de cambiar, los iones fijados en su superficie sea exterior, interlaminar o interior por otros existentes en el medio en el  que se encuentran. Este intercambio es reversible modificando las condiciones del medio cuantas veces sea necesario.

Esta capacidad es equivalente a la medida total de cargas negativas del mineral. Estas pueden ser generadas de diferentes modos, principalmente se produce por sustituciones isomórficas dentro de la estructura, suponiendo entre un 75% y 85% de la carga neta de la partícula, siendo independiente de las condiciones de pH y de la actividad iónica del medio. Luego correspondiendo a la estructura de los bordes cristalinos, químicamente activos varía en función del pH y de la actividad iónica del medio puede ser por enlaces insaturados exteriores o por disociación de los grupos hidroxilos.

  1. Caolinita 3-5   meq/gm (mili equivalente por gramo)
  2. Illita 10-40
  3. Vermiculita 100-200
  4. Montmorillonita 80-300
  5. Sepiolita, Attapulgita (Palygorskita) 20-35

Capacidad de retención del calor

La gran capacidad de retención del calor esta relacionada con la capacidad de absorción del agua, siendo que, cuanta mayor sea su retención de agua, mayor será su capacidad de retener calor, así podemos deducir que entre los filosilicatos, las esmectitas son las que mayor retención tienen y se enfriarán más lentamente.  Esto es de importancia en el tratamiento del dolor en ciertas inflamaciones, como las reumáticas, luxaciones, etc.; también en determinados tratamientos dermatológicos (puntos negros, celulitis, limpieza de cutis,etc.), siendo el calor en si mismo un agente terapéutico.

Plasticidad

En geoterapia esta característica de las arcillas es importante ya que permite a la pasta ser moldeada y adherida al cuerpo para el tratamiento específico. La plasticidad es debida a que el agua forma una película sobre las partículas laminares, haciendo de lubricante y permitiendo el desplazamiento de unas sobre otras cuando se ejerce una presión mecánica sobre ellas.

Arcillas francesas terapéuticas French muck, Is this the new penicillin?

 

26918-texturas-de-piedras

 

Científicos descubren arcilla que acaba con las bacterias más mortíferas.
El polvo de unos volcanes franceses podría ser eficaz combatiendo al 99% de las bacterias, incluyendo al Staphylococcus aureus resistente a meticilina (MRSA ) y a la E. coli, en cuestión de 24 horas.
Se cree que esta arcilla, llamada Agricur, descubierta en las montañas del Macizo Central francés, podría conducir a los científicos al desarrollo de una nueva clase de antibióticos contra los que las súper bacterias no podrán desarrollar resistencia. Si los resultados de los ensayos con humanos resultan un éxito, el Agricur podría salvar las vidas de miles de personas cada año.
Los científicos que realizaron los experimentos en laboratorio se sorprendieron al ver que la arcilla podía destruir colonias enteras de bacterias en solo un día. A lo largo de ese mismo período, las muestras de MRSA no tratadas con Agricur incrementaron su número 45 veces. La arcilla también destruye otras bacterias mortales como la salmonella y el buruli, una enfermedad similar a la lepra que destruye los tejidos.
Esta terrible enfermedad ataca a los niños de África central y occidental. El MRSA y otras bacterias son resistentes a los antibióticos convencionales, en la mayor parte de los casos porque los pacientes abandonan el tratamiento prescrito en cuanto se sienten mejor, en lugar de completarlo correctamente.
Como resultado, las bacterias más resistentes logran sobrevivir y continúan su expansión. Hasta el momento, los científicos que buscan otros medios diferentes a la penicilina no han tenido demasiado éxito.
La doctora francesa Line Brunet de Course fue la primera en darse cuenta de las propiedades curativas de las arcillas verdes de Francia, compuestas básicamente de dos minerales llamados esmectita e illita. La doctora empleó las arcillas para luchar contra el buruli en varias clínicas de Costa de Marfil y Guinea. Después envió a la Organización Mundial de la Salud (OMS) los expedientes de 50 casos estudiados, donde describieron su trabajo como “realmente impresionante”.
Sin embargo, la doctora no recibió fondos de ninguna clase puesto que carecía de evidencias científicas. Más tarde, tras la muerte de la doctora de Course, su hijo emprendió la búsqueda de científicos que pudieran estar interesados en investigar las propiedades del agricur. La doctora Lynda Williams de la Universidad del Estado de Arizona, especialista en la investigación de arcillas, acordó con él realizar las pruebas.
En estos momentos, los científicos no tienen una explicación precisa del modo en que el agricur derrota al MRSA y a otras infecciones. Según la doctora Williams, han descubierto varias arcillas anti-bacterianas que son capaces de transferir elementos desconocidos a la bacteria que impiden sus funciones metabólicas.
Los científicos no creen que se trate solo de un único elemento tóxico, sino de la combinación de varios elementos y de ciertas condiciones químicas que atacan con éxito a la bacteria desde diferentes ángulos, destruyendo de este modo su sistema defensivo. También creen que la arcilla podría atacar a la bacteria a través de la física, y no mediante procesos bioquímicos, lo cual implicaría que la bacteria jamás podría desarrollar resistencia. Los científicos se muestran realmente optimistas sobre sus hallazgos, y esperan que sirvan para salvar muchas vidas humanas.
Traducido de Scientists Discover Clays to Fight Deadly Bacteria http://www.infoniac.com/

P4221061_01

 

http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-wellbeing/health-news/french-muck-is-this-the-new-penicillin-398141.html
MRSA is the scourge of the country’s hospitals, but now the discovery in France of a volcanic clay with miraculous healing properties raises the prospect of a cure for it, and to other dangerous superbugs Scientists have discovered a new and highly effective weapon against deadly superbugs like the MRSA sweeping through Britain’s dirty hospital wards – green French muck. The dramatic antibiotic success of agricur, a clay made from ancient volcanic ash found near the Massif Central, marks it out as a potential rival to penicillin, the wonder drug of the 20th century. In experiments, the clay killed up to 99 per cent of superbug colonies within 24 hours. Control samples of MRSA (methicillin-resistant Staphylococcus aureus) grew 45-fold in the same period.
The clay has a similar effect on other deadly bacteria tested, including salmonella, E. coli, and a flesh-eating disease called buruli, a relative of leprosy which disfigures children across central and western Africa. It has been classed as “an emerging public health threat” by the World Health Organization (WHO).
“We have found several antibacterial clays,” said Dr Williams, a mineralogist who is trying to work out the chemicals that make them special. “We have multiple working hypotheses. Our primary hypothesis is that the clay minerals transfer elements, not yet identified, to the bacteria that impede their metabolic function.
“It is entirely possible that it is not one single element that is toxic to the bacteria, but a combination of elements and chemical conditions that attack the bacteria from different angles so as to overwhelm their defence systems,” she said. Another possibility, less likely but potentially more significant, is that the clays work through a physical rather than a biochemical process. In that case, bacteria might never develop resistance.

Clay has long been used as a health treatment in spas, but that is because it holds heat longer than water, and draws toxins out of the skin. Clay is also sometimes eaten as a folk remedy for nausea. “It’s fascinating,” said Dr Haydel, a microbiologist. “Here we are bridging geology, microbiology, cell biology. A year ago, I’d look at the clay and say, ‘Well, that’s dirt.’

http://current.com/green/86154661_french-muck-is-this-the-new-penicillin.htm

La arcilla y los oligoelementos

Todas las arcillas contienen oligoelementos en su composición, indispensables a todo ser vivo, desempeñando importantes funciones. Los oligoelementos son elementos químicos que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo interviniendo en su metabolismo. La raíz de esta palabra “oligo” nos viene del griego y se refiere a todo aquello que es pequeño, escaso.  Estos elementos químicos, en su mayoría metales, son esenciales para el buen funcionamiento de las células.

 

Es muy importante tener en nuestra dieta un aporte de estos elementos, ya que nuestras células son las primeras víctimas de  el estrés, el cansancio, la angustia y las enfermedades, por consiguiente, el consumo de estos elementos químicos es necesario para activar dos sistemas en nuestro organismo que luchan en contra de estos radicales;  enzimáticos (actividad controlada por la disponibilidad del cobre, del manganeso, del zinc y/o del selenio) y no-enzimáticos (antioxidantes como las vitaminas C y E).
Estos sistemas participan en varias funciones y cada elemento tiene un rango óptimo de concentración, dentro de los cuales el organismo funciona adecuadamente por la eficiente estimulación del sistema inmunitario, que crea  defensas resistentes contra estos radicales que debilitan nuestra capacidad de respuesta inmunitaria, y poco a poco arruinan nuestros órganos. Este sistema inmunitario podría dejar de funcionar eficientemente tanto por deficiencia como por exceso en uno de estos oligoelementos, siendo necesario siempre su exacto equilibrio.

arcillasCada tipo de arcilla, dependiendo de su origen varía en cuanto a su composición, siendo cada una de ellas portadora en mayor o menor medida de los siguientes oligoelementos:

  •  

  • Calcio: Su aportación al organismo es equilibrar el sistema nervioso, formar y conservar los huesos, dientes y tendones, además de llevar un óptimo nivel de coagulación de la sangre. El calcio es el mineral más abundante que se encuentra en el cuerpo humano y representa entre de 1,5 a 2% del peso corporal total de un adulto. Los dientes y los huesos contienen la mayoría del calcio que se encuentra en el cuerpo (alrededor del 99%). El calcio en estos tejidos se concentra en forma de sales de fosfato de calcio. Los tejidos corporales, las células nerviosas, la sangre y otros fluidos del cuerpo contienen la cantidad restante de calcio. Previene la osteoporosis, la artritis y otros problemas reumáticos, ayuda a la coagulación de la sangre cuando es necesario y regula el ritmo cardiaco y los impulsos nerviosos. El calcio es uno de los minerales más importantes para el crecimiento, mantenimiento y reproducción del cuerpo humano y es esencial en la formación y mantenimiento de dientes y huesos sanos. Los huesos están siendo continuamente reabsorbidos y reformados e incorporan el calcio a su estructura, al igual que otros tejidos. Los dientes incorporan calcio a su estructura de manera similar a la de los huesos. Además de ayudar a mantener los dientes y huesos sanos, el calcio tiene otras funciones. La coagulación de la sangre, la transmisión de impulsos nerviosos, la contracción muscular, la relajación, los latidos normales del corazón, la estimulación de la secreción hormonal, la activación de las reacciones de las enzimas, así como también otras funciones requieren pequeñas cantidades de calcio. Normalmente, el incremento del consumo de calcio durante períodos limitados no ocasiona efectos tóxicos, ya que la orina y las heces eliminan cualquier exceso. Sin embargo, el consumo alto de calcio se ha asociado con un incremento del riesgo de cálculos renales en personas susceptibles a ellos. El consumo pobre de calcio durante períodos de tiempo prolongados puede hacer que se presente una deficiencia, condición que se deriva en la osteoporosis, hipertensión y otros trastornos. Se encuentra en lácteos, verduras de hoja verde y legumbres secas.

  • Cobalto: Lo podemos encontrar en algunos vegetales como el rábano, las cebollas, la coliflor y las setas; también lo encontramos en algas y crustáceos. Sus propiedades previenen la osteoartritis y es un excelente elemento para combatir la anemia.

  • Cobre: Forma parte de los tejidos corporales como el hígado, cerebro, riñones y corazón; y su función es prevenir infecciones de las vías respiratorias, reumatismos y aceleración de la síntesis de la queratina, importante para uñas y cabello. El cobre es un oligoelemento esencial que está presente en todos los tejidos del cuerpo. El cobre, al igual que el hierro, contribuye a la formación de los glóbulos rojos y ayuda al buen mantenimiento de los vasos sanguíneos, los nervios, el sistema inmunólogico y los huesos. Buen antioxidante y anti inflamatorio. Útil contra la artritis y los trastornos de la circulación. El cobre es tóxico en grandes cantidades. Un trastorno hereditario muy raro, la enfermedad de Wilson, ocasiona depósitos de cobre en el hígado, el cerebro y otros órganos. El aumento de cobre en estos tejidos conduce a hepatitis, problemas renales, trastornos cerebrales y otros problemas. Se encuentra en granos enteros, nueces, legumbres, levadura y verduras de hoja oscura.

  •  Sodio: Regula el equilibrio de los líquidos en el organismo. El sodio es un mineral que ayuda a regular el volumen y la presión sanguínea. También contribuye al funcionamiento apropiado de músculos y nervios. La forma más común de sodio es el cloruro de sodio o sal de cocina. Conviene no excederse con los alimentos ricos en sal, pues el exceso de sodio puede aumentar la presión arterial. Además, el sodio puede llevar a que se presente retención de líquidos en los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva, cirrosis o enfermedad renal. Estos pacientes deben seguir dietas con restricción estricta de sodio prescrita por el médico.

  • Cromo: El cromo es importante para el metabolismo de las grasas y de los carbohidratos, y para estimular la síntesis de los ácidos grasos y del colesterol, los cuales son relevantes para las funciones cerebrales y otros procesos corporales. El cromo es también un activador de varias enzimas, que se requieren para dirigir numerosas reacciones químicas necesarias en la vida. También es importante en el metabolismo de la insulina. La deficiencia de cromo se puede manifestar en un deterioro de la tolerancia a la glucosa. Se observa en los ancianos con diabetes mellitus no insulinodependientes y en los bebés con desnutrición proteico-calórica. Un suplemento de cromo ayuda al manejo de estas condiciones, pero no es un sustituto de otros tratamientos. Debido a la baja absorción y a la alta tasa de excreción de cromo, su toxicidad no es común. La mejor fuente de cromo es la levadura de cerveza, también presente en huevos, manzanas, plátanos, pimiento verde y espinacas.

  • Flúor: Lo encontramos en el agua y el té. Una de sus principales funciones es prevenir la caries dental.

  • Fósforo:Este oligoelemento lo podemos encontrar en el pescado y en los cereales integrales. Constituye huesos y dientes, proporciona reacciones energéticas e interviene de modo fundamental en la formación de proteínas. El fósforo es un mineral que constituye el 1% del peso corporal total. Se encuentra en todas las células del cuerpo, pero los dientes y huesos contienen el 85% de la cantidad de fósforo total del cuerpo. Combinado con el calcio favorece la mineralización de los huesos y aporta vigor y energía a los músculos. Este mineral cumple un papel muy importante en la utilización de carbohidratos y grasas en el cuerpo, en la síntesis de proteína para el crecimiento, al igual que la conservación y reparación de células y tejidos. Asimismo, es fundamental para la producción de ATP, una molécula que el cuerpo utiliza para almacenar energía. El fósforo trabaja con las vitaminas B y también participa en la contracción de músculos, el funcionamiento de los riñones, la conservación de la regularidad de los latidos del corazón y en la conducción nerviosa. No existe una deficiencia conocida de fósforo debido a que es un mineral de alta disponibilidad en los suministros alimenticios. Los niveles excesivamente altos de fósforo en la sangre, que son raros, se pueden combinar con el calcio para formar depósitos en los tejidos blandos, como los músculos. Estos casos ocurren solamente en personas con daño renal severo o grave deterioro de sus mecanismos de regulación del calcio. Se encuentra en almendras, ajos, avena, maíz, lentejas, coles, lechuga, cebolla y manzana entre otras.

  • Germanio: En su forma orgánica cada átomo de germanio está ligado a tres de oxígeno, de ahí que contribuya a aumentar la absorción de oxígeno por las células corporales. Esto es de vital importancia, pues incluso las células cancerosas pueden recuperar su estado normal cuando se les aumenta su capacidad de absorción de oxígeno en la sangre, ya que dichas células no pueden metabolizar adecuadamente el oxígeno. El germanio es pues un agente antitumoral. Participa asimismo en la eliminación de desechos celulares, y posee una acción antioxidante y estimulante del sistema inmunitario, siendo capaz de estimular la producción de gamma-interferón, tanto en animales como en seres humanos, sin efectos laterales ni toxicidad. Su absorción se realiza en el intestino delgado, no se almacena en el organismo por lo que no es tóxico siempre que hablemos de su forma orgánica; no sucede lo mismo con otros compuestos inorgánicos. La falta de germanio puede provocar una deficiencia en la oxigenación cerebral, alteraciones del sistema inmunitario, disminución del contenido de oxígeno en los órganos, acumulación de radicales libres y mayor tendencia a las infecciones. Las mejores fuentes de este mineral las podemos hallar en el ajo, el aloe vera, el ginseng, los champiñones y la borraja.

  • Hierro: Produce glóbulos rojos en la sangre, favorece la circulación y oxigenación del organismo e interviene en la generación de energía. Es componente de la hemoglobina, alrededor de un 75% de la sangre. Componente esencial de la sangre (a la que da el color), previene la anemia. El hierro es parte de la hemoglobina en los glóbulos rojos y la mioglobina en los músculos. El papel de ambas moléculas es transportar oxígeno. El hierro también integra muchas proteínas y enzimas en el cuerpo. Los alimentos ricos en vitamina C también aumentan la absorción de hierro. Algunos alimentos reducen la absorción de hierro: por ejemplo, el té negro es una bebida aromática comercial que contiene sustancias que se fijan al hierro y no permiten que el organismo lo asimile. Los síntomas de reducción en las reservas de hierro son entre otros: falta de energía, dificultad para respirar, dolor de cabeza, irritabilidad, vértigo y pérdida de peso, anemia.  Tienen especial riesgo de sufrir una carencia de hierro las mujeres con exceso de menstruación, mujeres embarazadas, corredores de largas distancias, vegetarianos estrictos, adolescentes y personas con cualquier tipo de pérdida de sangre por vía intestinal. Aportan hierro las legumbres, cereales, huevos, verduras de hoja verde.

  • Litio: Ayuda a ralentizar el envejecimiento.

  • Magnesio: Fundamental para el crecimiento de los huesos, permite la correcta asimilación del calcio, drena el hígado, es estimulador biliar, antiséptico y antioxidante, activa la regeneración celular, calma y reequilibra psíquicamente.El  magnesio cumple diversas funciones metabólicas y juega un papel importante en la producción y el transporte de energía. También es útil en la contracción y la relajación muscular. Este mineral participa en la síntesis de las proteínas y toma parte en el funcionamiento de ciertas enzimas en el organismo. Los síntomas tóxicos producidos por el consumo elevado de magnesio no son muy comunes debido a que el organismo elimina las cantidades en exceso. Dicho exceso de magnesio se produce casi siempre cuando se suministra como medicamento. La deficiencia de magnesio es poco común y los síntomas son, entre otros, debilidad muscular, fatiga, hiper-excitabilidad y somnolencia. La deficiencia de magnesio puede afectar a los pacientes alcohólicos o a las personas cuya absorción de magnesio ha disminuido debido a una cirugía, quemaduras severas o problemas con la mala absorción (absorción insuficiente de nutrientes en el tracto intestinal). Asimismo, ciertos medicamentos o niveles sanguíneos bajos pueden estar asociados con la deficiencia de magnesio. Se encuentra en los productos de soja, legumbres y semillas, nueces, albaricoques, aguacates, plátanos.

  • Manganeso: Es parte importante en la constitución de ciertas enzimas y provoca la acción de otras en procesos antioxidantes y de producción de energía. Su deficiencia produce pérdida de peso, dermatitis y náuseas. Se cree que participa en funciones sexuales y reproductoras y se encuentra principalmente en el hígado, huesos, páncreas e hipófisis. Mejoran la musculatura y regulan el ritmo cardiaco. También tienen propiedades calmantes y antidepresivas. Se encuentra en cereales, legumbres y frutos secos (especialmente las nueces).

  • Potasio: Complementa la función del sodio. Su función es favorecer los intercambios celulares e intracelulares. Combate la hipertensión, mejora el rendimiento deportivo y elimina residuos del organismo. El potasio es un mineral que interviene tanto en las funciones eléctricas como celulares del cuerpo y se lo clasifica como un electrolito. El potasio es un mineral muy importante para el cuerpo humano, debido a que cumple varios papeles en el metabolismo y funciones corporales y esencial para el funcionamiento apropiado de todas las células, tejidos y órganos: ayuda a la síntesis de proteínas y carbohidratos, regula el equilibrio ácido básico y es necesario para el crecimiento normal del cuerpo. Una deficiencia de potasio se puede presentar en personas con ciertas enfermedades o como resultado del consumo de diuréticos para el tratamiento de la presión sanguínea alta o la insuficiencia cardiaca. Los diuréticos son la causa más común de su insuficiencia en el cuerpo. Los problemas más comunes asociados con niveles reducidos de potasio son cambios en el electrocardiograma, debilidad y fatiga. Las arritmias cardíacas (latidos cardíacos irregulares) también podrían ser una preocupación. Una gran variedad de afecciones puede ocasionar la pérdida de potasio del cuerpo, entre las cuales las más comunes son el vómito y la diarrea. La enfermedad renal (como la insuficiencia renal aguda) y la diabetes, dependiendo del estado de cada una de ellas, también pueden ocasionar fluctuaciones en los niveles de potasio. Además, muchos medicamentos como los diuréticos, laxantes y esteroides pueden causar reducción de los niveles de potasio. Se encuentra en verduras, frutas, legumbres, levadura, frutos secos, brócoli, tomate, lechuga, perejil y en el chocolate.

  • Selenio: La función que desempeña en el organismo es la de neutralizar los radicales libres (envejecimiento), retrasa los procesos de la miopía y preserva la tonicidad de la piel. El selenio es un oligoelemento esencial que integra las enzimas, las cuales son determinantes para el control de numerosas reacciones químicas involucradas en las funciones cerebrales y corporales. El selenio tiene diversas funciones. La principal es su papel como agente antioxidante en la enzima selenio-glutatión peroxidasa. Esta enzima neutraliza el peróxido de hidrógeno, el cual es producido por algunos procesos celulares y que, de no ser por ésta, causaría daño a las membranas celulares. También parece estimular la formación de anticuerpos como respuesta a las vacunas y puede brindar protección contra los efectos tóxicos de los metales pesados y otras sustancias. Puede contribuir a la síntesis de las proteínas, al crecimiento y desarrollo y a la fertilidad, especialmente en los hombres, ya que se ha demostrado que el selenio aumenta la producción de semen y la motilidad de los espermatozoides. La deficiencia del selenio se puede presentar también en pacientes alimentados por vía intravenosa durante largos períodos de tiempo. Se ha reportado que la causa de la enfermedad de Keshan es la deficiencia de selenio, lo cual ocasiona una anomalía en el músculo cardíaco. Dicha enfermedad cobró la vida de muchos niños en la China, hasta que se descubrió su relación con el selenio y se lo comenzó a suministrar en los suplementos. Los niveles elevados de selenio pueden llevar a la toxicidad en el ganado que pasta en suelos ricos en este elemento, ocasionando en los animales problemas musculares, visuales y del corazón. No se conoce la cantidad de selenio suficiente para ocasionar toxicidad en los seres humanos; pero el exceso en su consumo puede causar problemas con la resistencia de los dientes y el esmalte dental. Otros problemas pueden ser la pérdida de los dientes, el cabello y las uñas y se puede presentar también inflamación de la piel, náusea y fatiga. El pescado, los granos, los huevos y el ajo son todos buenas fuentes de selenio. La cantidad de selenio en los vegetales depende del contenido del mismo elemento que tenga el suelo donde son cultivados. La levadura de la cerveza y el germen de trigo son también fuentes ricas en selenio.

  • Silicio: Agente remineralizante y antitóxico, importante en el sistema vascular, nervioso, respiratorio y óseo, actúa sobre las fibras músculares y en la regeneración de los tendones y la piel. Este oligoelemento cumple la importante función de estimular las células que participan en la formación de huesos y cartílagos, por lo que puede resultar beneficioso para combatir la osteoporosis. Además, es aconsejable incluir de forma habitual alimentos ricos en silicio en la dieta de personas que hayan sufrido una fractura ósea, en especial en ancianos, ya que en ellos el proceso de cicatrización del hueso es más lento. El silicio también está presente en cantidades importantes en otros tejidos del cuerpo como el pelo, la córnea, los tendones, la piel o las arterias. En el caso de estas últimas se piensa que el silicio juega un papel significativo en la salud vascular, ya que las arterias endurecidas presentan una cantidad de este mineral quince veces menor que las sanas. El refinado de los alimentos es una de las principales causas de deficiencia de silicio en la dieta ya que gran parte de este oligoelemento está presente en la cáscara de los cereales, porción que se elimina durante el refinado. El déficit de silicio podría provocar no solo alteraciones en huesos y cartílagos, sino también falta de elasticidad en la piel y caída del cabello. Este mineral abunda sobre todo en los cereales integrales.

  • Sodio: Regula el equilibrio de líquidos en el organismo. Su labor es la de hidratar correctamente el organismo y actuar en la excitabilidad de los músculos.

  • Yodo: Las principales fuentes de este oligoelemento esta en los productos de mar como los mariscos y las algas también en aquellos vegetales que crecen en suelos ricos en este mineral. La sal para consumo humano es frecuentemente fortificada con yodo. La deficiencia de este, puede causar hipertiroidismo, en mujeres embarazadas puede producir abortos, También se asocian a su carencia enfermedades como el bocio y el cretinismo (hipertiroidismo congénito).

  • Zinc: Necesario para el sistema inmunológico, es imprescindible para el crecimiento, la formación de tejidos Su función dentro del organismo es la de acelerar la cicatrización de las heridas, favorecer el crecimiento del feto en mujeres embarazadas, participar en la formación del colágeno y de la elastina de la dermis, favorecer el tránsito intestinal y participar en el buen funcionamiento de los ovarios, de la próstata y la maduración sexual masculina. El zinc es un oligoelemento importante que se encuentra en segundo lugar después del hierro, por su concentración en el organismo. Estimula el sistema inmunológico, es anti inflamatorio y potencia el apetito sexual. Ayuda a combatir las infecciones y acelera su curación. Juega un papel importante en la agudeza de los sentidos del olfato y del gusto; a la vez que también juega un papel en el metabolismo de los carbohidratos. Los síntomas asociados con la deficiencia del zinc incluyen: crecimiento lento, disminución del apetito, pérdida de cabello, aumento de infecciones y lesiones en la piel. El zinc es uno de los oligoelementos menos tóxicos. Los suplementos de zinc en grandes cantidades (por ejemplo, de 70 a 100 veces las cantidades recomendadas) pueden causar diarrea, cólicos abdominales y vómito que se presentan en el lapso de tres a diez horas después del consumo del suplemento. Pero los síntomas disminuyen en un corto período de tiempo después de la interrupción del consumo. El zinc se encuentra en la leche, yogures, levadura de cerveza, cereales, huevos, semillas y nueces.

cataplasmaconArcillaEl uso externo, en forma de cataplasmas o envolturas, es la manera más inmediata de utilizar la arcilla, y brindarle al cuerpo la posibilidad de tomar los oligoelementos que carece por una dieta insuficiente, sin ningún peligro. Su acción elimina y destruye las células enfermas y activa la reconstrucción de otras sanas, actúa como agente depurador que elimina toda clase de sustancias nocivas. Tiene efecto sedante, relajante y curativo en el tratamiento de las inflamaciones. Útil como carminativo y antidiarreico. En forma de enjuagues y gargarismos sirve para tratar amigdalitis, llagas en la boca, flemones, gingivitis y piorrea.

La arcilla limpia y enriquece la sangre y puede curar la anemia más resistente. Es muy rica en enzimas y diastasas, de las cuales las oxidasas fijan el oxígeno libre, lo que ayuda a explicar el efecto purificante y enriquecedor de la arcilla sobre la sangre. El análisis de su composición no explica en cambio su acción reconstituyente sobre los glóbulos rojos, cuyo número aumenta al cabo de un mes de ingerir arcilla como demuestra un análisis de sangre. No se limita a suplir la insuficiencia de cualquier sustancia en el organismo sino que estimula al órgano insuficiente y contribuye a restaurar sus funciones. La arcilla no puede ser la única fuente de energía de los fenómenos que provoca, su eficacia se deriva de una presencia dinámica mucho más significativa que el simple estudio de las sustancias de que se compone, se trata más de un catalizador que de un agente, lo que según Raymond Dextreit se debe a que la arcilla está viva, es tierra viva que ayuda al organismo a fijar y asimilar los elementos de los que carece.

cataplasmaconArcilla2La cura de arcilla está indicada para todas las edades y estados de salud, con las debidas precauciones y previa consulta al especialista. Las posibilidades de la cura con arcilla, bien sola o en combinación con infusiones de plantas y aceites esenciales, son innumerables. La arcilla es el remedio de hoy, de mañana y de todos los tiempos, tan antiguo como el mundo, bien conocido por los animales e igualmente beneficioso para los vegetales.

La tierra da al cuerpo enfermo todos los elementos necesarios para su curación y bienestar, pues se considera la fuente de todas las energías y de todos los principios vitales.

 

Bibliografía consultada:

– Propiedades de la arcilla, Pedro Ródenas, Integral nº 6 y 7, 1978.
– El poder curativo de la arcilla, Raymond Dextreit, Ibis, 1988.
– La curación por la arcilla, Amar Alma-Helal, Robinbook, 1999.
– La arcilla curativa, Michel Abehsera, Edaf, 1999.
– Cómo cura la arcilla, Marie-France Muller, manuales Integral, 2000.
– Tratado de Medicina Natural (Nuestra tierra, nuestra cura), R. Dextreit, Edf, 2001.

discovery dSalud, geoterapia

ARCILLA: INCREÍBLES PROPIEDADES TERAPÉUTICAS
Viene de Discovery dsalud y lo escribió Laura Jimeno
http://www.dsalud.com/alimentacion_numero98.htm
Tiene la arcilla una infinidad de propiedades:

desintoxicante, antiinflamatoria, descongestionante, depurativa, refrescante, calmante, antibiótica, cicatrizante, hidratante, inmunoestimuladora, desinfectante, tonificante, reguladora de múltiples funciones del organismo, etc.

Es un remedio muy antiguo, uno de los primeros que usó la humanidad para curar todo tipo de afecciones, heridas y problemas inflamatorios, incluso empleado por los animales. Suelen revolcarse en el barro cuando están heridos e, incluso, en ocasiones lo ingieren a fin de encontrar alivio.
La clave de su eficacia parece estar en sus componentes minero-medicinales y
energéticos que contribuyen a poner en marcha los mecanismos que ayudan al cuerpo a
recuperar la salud perdida.
Se trata, en suma, de una posibilidad terapéutica al alcance de todos,natural, sin efectos secundarios y de contrastada utilidad .
Utilizado ya por Hipócrates -considerado el padre de la Medicina- así como por Dioscórides, Galeno y Avicena. Además personajes tan dispares como Aristóteles o Mahatma Gandhi han recomendado su uso dadas sus propiedades curativas.
Fue de hecho su utilización terapéutica en humanos lo que hizo célebre al abad Sebastian Kneipp cuyos trabajos serían continuados por otros investigadores como Adolf Just -el primero en crear, en 1896, un sanatorio en que se aplicaba la arcilla tanto de forma tópica ( de uso externo y local) como sistémica- o, más recientemente, Raymond Dextreit, naturópata francés autor -entre otros títulos- de El poder curativo de la arcilla (Ibis) y Nuevo tratado de Medicina Natural , Nuestra tierra, nuestra cura (Edaf) en los que se exponen las propiedades e indicaciones de este elemento natural.

Kneipp volvió a popularizar la Hidroterapia, preconizó con gran dedicación la vida sencilla y añadió a las prácticas naturistas conocidas el empleo de la tierra y sobre todo el de las plantas medicinales inofensivas. Dice Honorio Gimeno: “Después de Kneipp, el médico naturista, además de todo lo anterior (hidroterapia, dieta vegetariana), receta arcilla y plantas medicinales inofensivas.”
http://naturalhygienesociety.org/int-esp/images/manual_espanol_INHS.pdf

 

El naturópata francés Raymond Dextreit afirma que la arcilla es una sustancia viva que actúa con discernimiento y frena la proliferación de cuerpos parasitarios, microbios o bacterias patógenas, a la vez que favorece la reconstitución celular sana. La arcilla actúa en el foco de la enfermedad y efectúa una limpieza completa y la evacuación de elementos indeseables como pus. Por su poder de absorción neutraliza y drena las impurezas de los tejidos, retiene todo tipo de líquidos y absorbe los malos olores y decolora.

Su poder de adsorción, en cambio, permite la fijación y neutralización de toxinas y alcaloides: la arcilla capta para evacuar los elementos indeseables del cuerpo o los productos de desasimilación, impurezas que están en estado de suspensión en los líquidos corporales como sangre, linfa y bilis, que son drenados y eliminados.

La radiactividad de la arcilla posee un poder regenerador a la vez que absorbe las
radiaciones negativas. Según Dextreit la arcilla estimula la radiactividad de los cuerpos sobre
los que se aplica si ésta es deficitaria, o en caso de superabundancia absorbe su exceso, es
decir, tiene un efecto regulador.
Lo más singular, en todo caso, es que a pesar de tantos siglos de uso y estudio aún no se conoce con exactitud cómo actúa la arcilla en los organismos vivos.
Según los expertos su composición química no basta para explicar sus excelentes resultados en múltiples aplicaciones terapéuticas. De ahí que algunas voces planteen la hipótesis de que la arcilla está cargada de las energías de la Tierra y de que en esa carga reside su capacidad de reactivar y estimular las funciones naturales del organismo.
“La arcilla -afirma por ejemplo el naturópata Michel Abehsera en La arcilla curativa (Edaf), uno de los más fieles defensores de su utilización terapéutica- es un poderoso agente de estimulación, transformación y transmisión.
Y eso es así porque se obtiene de la misma tierra de donde también extraemos gran parte de nuestros alimentos”.
 
 

FUENTE DE MINERALES

Uno de los factores que hacen de la arcilla un elemento interesante desde el punto de vista terapéutico es el aporte al organismo de sustancias minerales cuando se utiliza externamente (como cataplasma, por ejemplo) o internamente (disuelta en agua y bebida). Así, Nuria Langreo afirma en su obra Salud y belleza con arcillas, fangos y algas (Tikal) que “la arcilla aporta sílice (agente remineralizante y antitóxico importante en los terrenos óseo, vascular, nervioso y respiratorio que además actúa sobre las fibras elásticas y en la regeneración de los tendones y la piel), magnesio (fundamental para el crecimiento de los huesos al permitir la correcta asimilación del calcio drena además el hígado, estimula la bilis, es antiséptico y antioxidante, activa la regeneración celular y calma y reequilibra psíquicamente), calcio (importante en la formación y conservación de huesos, dientes y tendones e imprescindible en la coagulación sanguínea y en la regulación del sistema nervioso), sodio (junto al potasio regula el equilibrio de líquidos en el organismo), potasio (complementa la función del sodio), manganeso (forma parte de muchas enzimas y provoca la acción de otras en procesos antioxidantes y de producción de energía), hierro (produce glóbulos rojos en la sangre, favorece la circulación y oxigenación del organismo e interviene en la generación de energía) y zinc (necesario para el sistema inmune es además imprescindible para el crecimiento, la formación de tejidos y la maduración sexual masculina)”.
Cabe añadir que además de aportar al organismo nutrientes imprescindibles la arcilla-especialmente ingerida- presenta otras cualidades que la convierten en una interesante alternativa para recuperar o mantener la salud.
 

TIERRA CURATIVA

Aunque aún no se han desvelado sus mecanismos de acción está comprobado que la arcilla posee numerosas propiedades terapéuticas. Así se trata de uno de los más eficaces antisépticos y antibióticos que existen en la Naturaleza pues impide la proliferación de bacterias, hongos, virus y otros elementos patógenos. Y estimula y refuerza las defensas del organismo….es un poderoso desintoxicante. Posee gran potencial tanto de absorción de las impurezas contenidas en los tejidos -y que son captadas, neutralizadas y drenadas- como de adsorción -mediante el drenaje y eliminación de las toxinas que se encuentran en suspensión en los líquidos orgánicos-. Además reduce la toxicidad de las sustancias dañinas y neutraliza los venenos.
…mantiene la salud del aparato digestivo. Ingerida alivia los dolores estomacales,
favorece la digestión, reabsorbe las fermentaciones, neutraliza el exceso de acidez y protege la mucosa gástrica además de regular las funciones intestinales, reestructurar la flora y la mucosa,y favorecer la evacuación de las heces y los gases. En caso de úlceras gástricas regenera los tejidos ulcerados y calma la irritación al neutralizar los ácidos estomacales.
…actúa como agente depurador. Como ya hemos mencionado, capta las impurezas suspendidas en los líquidos corporales, las absorbe y ayuda a expulsarlas.
…enriquece la sangre. Se ha comprobado que, ingerida, depura la sangre, mejora la circulación, hace aumentar la cantidad de glóbulos rojos -se desconoce la razón- y la enriquece hasta el punto de poder llegar a curar la anemia más resistente.
…absorbe las radiaciones nocivas. Los expertos creen -aún lo están investigando- que la arcilla podría ayudar a proteger los organismos debilitados por la exposición continuada a radiaciones ionizantes.
“La arcilla -explica Raymond Dextreit- tiene polaridad positiva y eso explica por qué atrae primero y elimina después todo elemento que en el interior del cuerpo emita radiaciones negativas”.
…ejerce una acción reguladora. Sobre el organismo en general y sobre las glándulas endocrinas (tiroideas, suprarrenales, sexuales, etc.) en particular. Las estimula o calma según sea necesario.
…destruye las células enfermas. “No sólo las elimina -afirma el citado naturópata
francés- sino que además estimula la reconstrucción de otras células sanas”. Esta cualidad la convierte en un elemento interesante para el tratamiento de numerosas dolencias, entre ellas el cáncer.
…revitaliza el organismo. Lo remineraliza, lo mantiene sano, lo tonifica y equilibra el metabolismo en general.
….es analgésica. Aplicada en forma de cataplasma sobre zonas doloridas -articulaciones, músculos, vértebras, etc.- proporciona un gran alivio.
…se trata de un importante catalizador. Ayuda al cuerpo a absorber, transformar, sintetizar, fijar y asimilar a partir de los alimentos las sustancias nutritivas de las que carece. Además reduce la inflamación, estimula las funciones de la piel, es un potente cicatrizante, ralentiza el deterioro físico y el envejecimiento, favorece la eliminación del ácido úrico y tiene efectos refrescante, relajante y sedante.

En suma, la arcilla previene, cura, descongestiona, alivia, desinflama, tonifica, calma, cicatriza, purifica, mineraliza, absorbe y desinfecta además de revitalizar. Sin duda, un remedio natural de lo más completo.

¿CÓMO UTILIZAR LA ARCILLA?
Como el lector sabe, la arcilla puede administrarse tanto por vía interna –ingiriéndola oralmente- como por vía externa -mediante cataplasmas y compresas-. Para ambos usos las arcillas que encontramos en el mercado vienen irradiadas al sol, descontaminadas de gérmenes y materia orgánica y debidamente pulverizadas.
En el caso de las arcillas pensadas para ingerir carecen por completo de arena y de impurezas habiendo sido machacadas y micronizadas hasta conseguir un polvo aún más fino que las destinadas a uso tópico.
En cuanto a los recipientes y utensilios a utilizar para su preparación sepa que no deben ser metálicos o de plástico sino de vidrio, porcelana o madera. Además se debe procurar que el agua que se mezcle con la arcilla sea lo más pura posible y nunca clorada. Una vez añadida el agua necesaria para cubrir ligeramente la arcilla (fría o tibia en función del uso que se le vaya a dar), se deja reposar hasta que se empape y, siempre que sea posible, se expone la mezcla al sol para que la arcilla se “recargue” con la energía solar. Si se prefiere, en el momento de la preparación se pueden añadir otros elementos (extractos, aceites esenciales, plantas, etc.) que refuercen aún más su acción terapéutica.
Si se va a emplear externamente se pueden impregnar en ella unas gasas o compresas o bien hacer una cataplasma poniendo la arcilla mezclada con agua sobre un paño, extendiéndola hasta dejar una masa de un par de centímetros de grosor y colocándola directamente sobre la piel de la zona que se quiera tratar durante un tiempo específico para cada situación y que puede ir desde unos pocos minutos hasta varias horas.
Si la va a ingerir deberá preparar con ella una especie de “leche de arcilla”. Por sus
cualidades nutritivas y energéticas basta con una dosis diaria relativamente pequeña para obtener los beneficios terapéuticos reseñados. En casos agudos pueden aumentarse las cantidades o reducirse los tiempos entre cada toma.
“La regla general -afirma Marie-France Muller, autora de Cómo cura la arcilla (RBA)- es tomar una cucharadita diaria en el caso de los adultos y media en el caso de los niños menores de diez años. Se disuelve en medio vaso de agua mineral sin hervir. La dosis puede aumentar a 2 o 3 cucharaditas al día en algunas infecciones intestinales o úlceras estomacales. Es preferible tomar esta bebida inmediatamente después de levantarse o por la noche al acostarse. Lo recomendable es hacer una primera cura de agua arcillosa muy diluida, mucho líquido y alimentación sana durante tres semanas. Luego se suspende la toma de arcilla durante siete días y se vuelve a empezar. Pasado un tiempo la arcilla podrá tomarse en semanas alternativas. Esta cura puede seguirse durante meses o toda la vida”.
Por lo demás, es fácil tratarse con arcilla. Como vemos, la preparación es simple,
podemos tenerla en casa, es barata, natural, versátil, en las dosis oportunas no conlleva peligro alguno, la puede usar cualquier persona independientemente de su edad o estado de salud y los resultados no se hacen esperar cuando se combina con una alimentación sana y unos hábitos saludables.
Como se suele decir, bueno, bonito y barato.
Y lo es pero, como siempre, recomendamos que antes de decidirse a iniciar cualquier tratamiento, por muy natural que éste sea, se deje aconsejar por un profesional. Especialmente si piensa tomarla ingerida y tiene tendencia al estreñimiento, si para tratar éste está tomando aceite de parafina (este aceite puede endurecer la arcilla y ocluir el intestino), si está tomando algún tratamiento médico -aunque sea homeopático- porque éste puede verse alterado o si padece hipertensión. Tenga todos estos consejos en cuenta y decídase, si lo considera oportuno, a desayunar esta tierra curativa. Su organismo se lo agradecerá.
Laura Jimeno
 
Indicaciones.

La arcilla -ya sea en su aplicación tópica o sistémica- se ha mostrado eficaz en el tratamiento de numerosas dolencias. Algunas de ellas -recogidas en La arcilla, tierra milagrosa (Cuadernos de Naturismo) del doctor Romolo Mantovani- son éstas:

  • Abscesos
  • Acidez de estómago.
  • Acné.
  • Afecciones intestinales.
  • Aftas.
  • Amigdalitis.
  • Anemia.
  • Arrugas.
  • Artritis.
  • Arteritis.
  • Artrosis.
  • Asma.
  • Astenia.
  • Bronquitis.
  • Calambres.
  • Cálculos renales.
  • Cáncer.
  • Cansancio.
  • Cistitis.
  • Colitis.
  • Contusiones.
  • Dermatosis.
  • Descalcificación.
  • Diarrea.
  • Dismenorrea.
  • Dolores musculares.
  • Eccemas.
  • Estados depresivos.
  • Estreñimiento crónico.
  • Fibromas.
  • Fiebre.
  • Fístulas.
  • Flebitis.
  • Flemones.
  • Forúnculos.
  • Gastroenteritis.
  • Gingivitis.
  • Gota.
  • Hemorroides.
  • Hepatopatías.
  • Heridas.
  • Herpes.
  • Híper o hipotiroidismo.
  • Hiperuricemia.
  • Hipotensión.
  • Inflamaciones locales.
  • Intoxicación alimentaria.
  • Llagas.
  • Lumbago.
  • Meteorismo.
  • Micosis vaginales.
  • Migraña.
  • Nefritis.
  • Osteoporosis.
  • Otitis.
  • Parásitos intestinales.
  • Piel grasa.
  • Piorrea.
  • Problemas de la vesícula biliar.
  • Prostatitis.
  • Psoriasis.
  • Quemaduras.
  • Quistes ováricos.
  • Sinusitis.
  • Sudor excesivo.
  • Supuraciones.
  • Trastornos digestivos.
  • Úlceras estomacales.
  • Varices.

Tipos de arcilla

Los diferentes tipos de arcilla poseen en general las mismas cualidades pero en proporciones diferentes. Esto explica que una arcilla pueda ser particularmente eficaz para una dolencia determinada o para una persona concreta y no para otras. De ahí que se recomiende consultar con un especialista antes de decidirse por una u otra.
Sepa, en todo caso, que las más solicitadas en los herbolarios por su versatilidad, eficacia y disponibilidad son las siguientes:
-Arcilla verde. Es la más utilizada. La mejor es la montmorillonita o bentonita (que suele ser verde pero que puede también ser blanca y hasta azul). Es muy rica en magnesio y contiene silicio, potasio, cal y fosfatos, entre otros elementos. Es, a la vez, desintoxicante, remineralizante y absorbente.
En forma de cataplasma sirve como antiinflamatorio y analgésico e ingerida calma las úlceras de estómago y regula las funciones del intestino, entre otras propiedades.
-Arcilla blanca. También llamada caolinita. Está compuesta principalmente por silicio y aluminio. Ingerida resulta especialmente interesante para la protección de las mucosas gástrica e intestinal por su acción antibacteriana, antiinflamatoria y cicatrizante. Disuelve las fermentaciones, absorbe las toxinas y ayuda a combatir el estreñimiento.
-Arcilla roja. La atapulgita -que también puede ser blanca o verde- es muy utilizada por sus virtudes medicinales debido a su fuerte poder absorbente en curas gástricas, úlceras, colitis, etc. El color rojo se debe a su mayor contenido en óxidos de hierro.
Se puede encontrar también arcilla negra, principalmente de efecto cicatrizante y regenerador