El limón

citrus limoniumaceite-esencial-del-limon

Aunque la mayoría de las frutas son beneficiosas para la salud, es indudable que el primer puesto le corresponde al limón. Es verdad que, desde el punto de vista médico, las opiniones acerca del limón han ido desde las recomendaciones más entusiastas hasta las más duras criticas, incluyendo afirmaciones tales come “el limón descalcifica, favorece la tuberculosis, estropea el estómago, etc.”, no obstante la experiencia y toda una serie de experimentos personales han demostrado su auténtica importancia y valía. Tradicionalmente el limón fue utilizado para prevenir el escorbuto, una enfermedad que se presenta cuando existe una deficiencia de vitamina C. La ventaja del limón es que además de la vitamina C, contiene numerosos flavonoides, los que impiden que esta vitamina se degrade.

Debido a la reacción biliar que provoca, el limón es una de las mejores ayudas posibles a la digestión. También favorece la asimilación y fijación del calcio y se recomienda como método de adelgazamiento sin incurrir en ningún tipo de deficiencia vitamínica o alimenticia.

El limón descongestiona, estimula y limpia el hígado. Asimismo, las sales potásicas y la glucosa que contiene sirven para tonificar el corazón. Es excelente para mejorar la fluidez de la sangre, pero sin dificultar en lo más mínimo la coagulación.

La tensión alta, la mala circulación de la sangre, el endurecimiento de las arteria, las venas distendidas, los vasos sanguíneos frágiles, etc., son todos males que una buena cura a base de limón consigue siempre aliviar. Se trata de uno de los más rápidos y efectivos depuradores de la sangre que hay. Los organismos de los parásitos, las bacterias que provocan la disentería, el tifus, el cólera y otras enfermedades bacteriales, parecidas no resisten la acción del limón. Y cuando las toxinas cristalizadas se albergan en las articulaciones o en áreas cercanas, como ocurre en los casos de artritis y reumatismo, o incluso en los riñones y en la vejiga, lo único que hay que hacer para disolverlas y eliminarlas es recurrir al empleo del limón.

Pero, evidentemente, no es conveniente excederse y recomendar la ingestión del zumo de seis, ocho o diez limones diarias sin tener en cuenta el estado, circunstancias y temperamento del individuo en cuestión. La cura de limón debería realizarse sin prisas, aumentando o reduciendo la cantidad poco a poco. Debe empezar con uno o incluso con medio limón diario, hasta que el organismo se haya habituado, e ir aumentando la dosis en uno medio limón cada dos o tres días.

La dosis diaria media variará dependiendo del caso, el temperamento del paciente, el clima y la distancia al lugar de donde proceden los limones. En el tratamiento de los casos de artritis o reumatismo se puede llegar a los ocho o diez limones diarios. En aquellas regiones en las que se cultiva limones, la toma diaria del zumo de veinte o más limones es menos peligrosa que el de seis o siete arrancados antes de madurar y lo hayan hecho durante su transporte, como ocurre generalmente en las ciudades.

El limón ofrece también numerosos usos externos. Por ejemplo, unas cuantas gotas de limón en las fosas nasales sirven para aliviar migrañas; la parte interna de la cáscara del limón puede utilizarse para masajear y fortalecer las encías; frotando una rodaja de limón sobre las picaduras de insectos como pulgas, piojos, o mosquitos se consigue aliviar sus picores; asimismo para curar trastornos cutáneos delas manos o la cara. El zumo de limón combate los sabañones y puede fortalecer la sensible piel de los pies; también posee un gran poder antiséptico; frótese las heridas con zumo de limón; escuece, pero resulta enormemente beneficioso.

Para fortalecer el hígado conviene añadir un poco de cáscara de limón rayada a las ensaladas, lo que contribuye también a mejorar el tono del estómago. El zumo del limón debería reemplazar al vinagre en todos lo aliños. Comer las semillas sirve para eliminar los oxiuros (gusanos nematodos intestinales). Así pues, la persona que se tome los limones enteros, incluyendo piel, pulpa y semillas, estará lo más conveniente para su salud. Solamente no es recomendable la combinación de este cítrico con lácteos, cereales y/o tubérculos.

Es bastante popular la cura del limón, que habitualmente es utilizada para depurar el organismo. Para realizar esta cura debemos comenzar el primer día con el zumo de un limón exprimido y seguir  aumentando la dosis a razón de un limón por día hasta llegar a los 8 o 9. Para luego ir disminuyendo en razón de un limón diario. Muchos especialistas consideran que el consumo de limón y otros cítricos es adecuada como prevención de numerosos tipos de cáncer. Son numerosos los pacientes descalcificados, tuberculosos, obesos, anémicos, aquejados de dispepsia o acidez, artríticos, reumáticos, ulcerosos o con parásitos que deben su recuperación al consumo del limón combinado con hábitos alimenticios sensatos y razonables. Es muy raro que se dé una intolerancia absoluta al limón, y cuando así ocurre suele deberse al miedo, al os prejuicios o a otros factores subjetivos, y lo más probable es que sea sólo transitoria. Actuando con prudencia y moderación, no hay razón alguna para privarse de las valiosas y variadas propiedades del limón. Este fruto es verdaderamente una de las maravillas de la naturaleza.

algunas de sus propiedades en este video

 

Aceite esencial de LIMON

El aceite esencial de Limón es rico en vitaminas, se lo utiliza mucho en aromaterapia en casos de bajas defensas ya que posee la propiedad de aumentar la producción de glóbulos blancos, responsables de defender al cuerpo contra las infecciones.
Es además sumamente efectivo para detener hemorragias y es capaz de contrarrestar la acidez en el organismo.
También se lo utiliza como un efectivo repelente de insectos.
Sus propiedades tonificantes del sistema circulatorio, hacen de este aceite un elemento ideal para el tratamiento a través de la aromaterapia de venas varicosas.
En cuanto al cuidado de la piel, este aceite es blanqueador, astringente (se lo incluye en las fórmulas de las cremas de limpieza y contra el acné, espinillas, verrugas o granos. Es un buen suavizante de las manos ya que revitaliza la piel (por eso es también antiarrugas). Sin embargo, dada su acidez, debe usarse en aromaterapia con precaución, pues si no se halla correctamente diluido, puede dejar manchas, sobre todo al contacto con el sol.
Desde lo energético, el aceite de Limón es recomendado para aquellas personas que generalmente toman distancia de los demás, que se mantienen tranquilos y apacibles pero que suelen sentirse tristes a causa de su soledad. Saca a las personas de su aislamiento, haciéndoles reconocer su necesidad de integrarse con los demás. Suprime la sensación de soledad. Proporciona autenticidad, tolerancia, espontaneidad. Ayuda a conseguir un equilibrio entre las necesidades materiales y espirituales.
También es uno de los aceites más usados en aromatizador por su aroma fresco y agradable.

Fuentes: Nuevo Tratado de Medicina Natural / Michel Abeshera y Raymond Dextreit.
Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. kathy
    Mar 03, 2011 @ 23:22:21

    yeah nice

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: