Salvia – salvia officinalis l. –

salvia_divinorum

Junto con el romero, la lavanda y el tomillo, la salvia forma parte del “Vinagre de los cuatro ladrones”, se cuenta que cuando la peste asolaba Europa, cuatro ladrones fueron cogidos en Toulouse mientras saqueaban casas de vecinos afectados por la peste, condenados a muerte se les ofreció salvar la vida si explicaban de que modo lograban sobrevivir al contagio, y su secreto era macerar las cuatro plantas mencionadas en vinagre y frotarse todo el cuerpo. Esta historia demuestra la principal propiedad de todas las labiadas, su valor vulnerario y bactericida.

Desde épocas remotas la salvia gozó de reputación como una planta que curaba si no todos, al menos muchos, de los males de la humanidad.  De hecho su nombre proviene de una raíz latina que significa salvar o sanar.  Uno de los efectos que se le atribuía era el de estimular la fertilidad femenina.  En la actualidad sabemos que la salvia contiene ciertas sustancias que poseen propiedades estrogénicas y que aunque no posee el pretendido efecto estimulante de la fecundidad, si tiene importantes aplicaciones en la salud femenina.  Las investigaciones modernas nos indican que la salvia tiene propiedades que la hacen útil en un buen número de condiciones.

Durante milenios la salvia se ha empleado en la cocina.  Se sabe que ayuda al proceso digestivo estimulando la secreción de bilis.  Es particularmente útil ayudando a reducir la acumulación de gases intestinales y calmar los cólicos abdominales.

La salvia contiene fitoesteroles que tienen un efecto estrogénico y refrescante.  En las mujeres menopáusicas reduce la sudoración excesiva, por lo que es muy eficaz para reducir los calentones y sudores nocturnos. En menstruaciones dolorosas y/o irregulares es muy efectivo. Una de sus características es que reduce o detiene el flujo de leche materna por lo que no debe ser utilizada por mujeres que estén en el proceso de amamantar a su bebé.

La salvia también puede usarse externamente.  Posee propiedades antisépticas por lo que es útil aplicar una toalla que previamente ha sido mojada con una infusión de salvia sobre las picadas de insectos y cortaduras leves en la piel.  También es útil en casos de gingivitis (inflamación de las encías) y aftas bucales.

Cuando es consumida regularmente la salvia ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre de personas diabéticas.

Un té de salvia se puede preparar por el método conocido como infusión usando tres o cuatro hojas por cada taza de agua.  En el caso de niños y personas de edad avanzada se deben usar menos hojas o añadir más agua para lograr un te menos fuerte.  Las hojas se colocan en un recipiente que pueda ser cerrado.  Se hierve el agua, se echa sobre las hojas y se cierra el envase.  Se deja durante unos diez minutos.  Se pueden tomar tres o cuatro tazas diarias de este té.  Usado en forma de gárgaras ayuda a aliviar la tos de los fumadores y el picor de garganta.

Es un fuerte estimulante del sistema nervioso, combatiendo la depresión, la debilidad de origen nervioso, la introversión. Estimula la memoria, mejora el aprendizaje. Es regulador de la presión arterial y ayuda al aumento de la circulación y a la eliminación de líquidos.
Al mismo tiempo actúa como calmante nervioso, relaja las contracturas musculares, los espasmos, los temblores, alivia la piel congestionada o lesionada, ayuda a la cicatrización de heridas, se utiliza en torceduras, y es un excelente relajante psico-físico, combatiendo el agotamiento tanto en los aspectos físico como mental o emocional.
Uno de los secretos mayores guardados de la aromaterapia sobre este aceite es que el aceite de Salvia (diluido en aceite base), es el mejor anti-transpirante que puede conseguirse, porque además de inhibir la transpiración, es afrodisíaco.
En el aspecto mental, este aceite ayuda a las personas a través de la aromaterapia a liberarse de las malas experiencias, que muchas veces les impide aplicar lo aprendido de los errores pasados en los hechos del presente.

Precauciones

La salvia contiene  tuyona (también presente en el ajenjo y algunos enebros), una cetona monoterpénica, que usada en grandes cantidades puede provocar convulsiones en personas que padecen de epilepsia.  No se debe usar en grandes cantidades durante el embarazo.  Como ya dijimos, en los niños y personas de edad avanzada se debe usar una dilución mayor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: