Masaje terapéutico clásico QUIROMASAJE

1279488040_105849656_2-F

El masaje es una forma de terapia que se emplea desde la antigüedad y nace del deseo natural de buscar un alivio mediante el tacto. Por ejemplo después de un golpe en la cabeza, la primera reacción que tenemos es tocar el lugar dolorido con la mano. Existen muchos tipos de masajes. Algunos actúan mediante la presión, como por ejemplo el shiatsu, la acupresión o el masaje chino, mediante estiramientos pasivos como en el masaje thailandés, otros se concentran en partes concretas del cuerpo, como es el caso del masaje deportivo en las lesiones musculares, el drenaje linfático o la reflexología.

Sin embargo, el masaje clásico terapéutico constituye una asociación de todos las demás técnicas de masaje.

Éste tiene la finalidad de actuar sobre el aparato locomotor (músculos, tendones, cápsulas sinoviales, periostio, huesos), la piel y los tejidos conjuntivos y es particularmente eficaz a la hora de aliviar los síntomas del estrés, el insomnio, las depresiones, enfermedades del aparato circulatorio, dolores musculares, articulares y reumáticos entre otros.

El masaje terapéutico no sólo actúa sobre el cuerpo físico del ser humano, también ejerce su beneficioso efecto sobre los estados anímicos y mentales. Siendo sin dudarlo un medio para el encuentro de nuestro equilibrio interno y autoconocimiento.

Técnicas empleadas en una sesión de masaje terapéutico clásico

  1. Roces (effleurages)
  2. Fricciones
  3. Amasamientos
  4. Percusiones
  5. Presiones locales encadenadas.(foulages)
  6. Vibraciones
  7. Rodamientos (presiones)
  8. Estrujamientos

El masaje de cada parte del cuerpo debería durar de 10 a 15 minutos, el de todo el cuerpo no menos de 60’ y no más de 90’.

Cómo actúa el masaje  sobre el organismo

En el tejido cutáneo

– Descamación de la epidermis.

-Aumenta la temperatura de 2 a 3 grados.

– Facilita la respiración de la piel

– Mejora la actividad de las glándulas sebáceas y sudoríparas.

– Dilata los vasos sanguíneos de la piel coadyuvantes en su alimentación.

– Acelera la circulación de la sangre y de la linfa, acelerando el suministro de las sustancias alimenticias y la eliminación de los productos del metabolismo.

En el tejido muscular

– Facilita el suministro de oxígeno y sustancias alimenticias a los músculos.

– Acelera la eliminación de los desechos del metabolismo.

– Aumenta la capacidad para el esfuerzo (después de un masaje de 5 minutos la capacidad muscular para el esfuerzo aumenta 3-5 veces).

– Evita la atrofia muscular.

En articulaciones y ligamentos

– Aumenta la elasticidad y la resistencia de los ligamentos.

– Mejora su riego sanguíneo.

– Acelera la recuperación de las articulaciones.

En el sistema circulatorio y linfático

– Facilita mediante la estimulación, un suministro más eficaz de oxígeno y otros nutrientes a los diferentes órganos.

– Acelera la eliminación de los metabolitos y la absorción de las inflamaciones.

– Facilita el retorno de la sangre venosa.

– Acelera la velocidad del flujo sanguíneo.

– Acelera la circulación linfática. La linfa para su circulación depende de fuerzas extrínsecas a su propio sistema, ya sea por contracción muscular, la fuerza de gravedad, el movimiento pasivo y el masaje.

En el sistema nervioso

Mediante el masaje se logran afectar órganos internos también, por el reflejo existente entre estos y diferentes zonas de la epidermis pertenecientes a una misma metámera.

Realizar un masaje pausado o unas vibraciones suaves tiene un efecto tranquilizador. En cambio, vibraciones fuertes y amasamientos son estimulantes.

En el metabolismo

El metabolismo se acelera por acción del masaje, estando demostrado el aumento en la eliminación de nitrógeno, cloruro de sodio y fósforo inorgánico, siendo evidente luego de un masaje la necesidad de orinar.

En el tejido adiposo

El masaje no elimina directamente los depósitos de grasa, pero si los disminuye indirectamente, al mejorar la circulación. Si el masaje es periódico y se acompaña de una dieta adecuada, los efectos serán satisfactorios. Específicamente en la celulitis es que tiene un efecto notable al favorecer la reabsorción de los líquidos intersticiales.

Dolencias que el masaje terapéutico puede aliviar

Las más frecuentes son;

Jaquecas y dolores de cabeza.

Insomnio.

Hipotonía muscular.

Ciáticas.

Neuralgias con alteraciones musculares.

Afecciones degenerativas; artrosis, artritis, osteoporosis, fibromialgias y otras.

Alteraciones de la perfusión sanguínea y del metabolismo.

Cicatrices postoperatorias.

Contraindicaciones para un masaje

Estados febriles superiores a38°C.

Hemorragias o tendencias a tenerlas.

Inflamaciones agudas.

Períodos inmediatamente posteriores a fracturas, torceduras, luxaciones. (estando contraindicado en la zona afectada no así en el resto del cuerpo)

Cualquier alteración dermatológica generalizada.

Trombos recientes.

Aneurismas.

Tumores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: