El masaje, un camino hacia el bienestar.

Desde los tiempos más remotos, el hombre ha empleado sus manos para confortar y curar a sus semejantes. Tocarse es la más sencilla forma de comunicación, a veces la más natural de todas. Nuestro sentido del tacto se asienta en la piel, el más extenso y el más sensible de nuestros órganos.

En los años veinte, en Philadelphia (EEUU), el científico Frederick Hammett, llevó a cabo estudios con ratas para determinar los efectos de la extirpación de las glándulas tiroides y paratiroides (tiroparatiroidectomía), encontrándose con que algunas de las ratas operadas no morían como era supuesto a priori, así fue como Hammett advirtió que las ratas provenían de dos colonias diferentes, y que las sobrevivientes provenían en su totalidad de una colonia experimental, dichos animales estaban habituados al contacto, caricias, calor y cuidado de seres humanos, en tanto las de la otra colonia tenían un mero contacto incidental en el momento de ser alimentadas o de limpieza de sus jaulas por un funcionario. La conducta de las primeras era completamente diferente, habían sido acariciadas y mimadas durante cinco generaciones y cuando eran cogidas se mostraban tranquilas y relajadas, Hammett lo describía así :” Ofrecen una imagen generalizada de placidez. El umbral de la reacción neuromuscular ante estímulos potencialmente molestos es muy elevado”.

Es conocido que, para todo mamífero es de vital importancia el contacto  y la caricia como estímulo para su normal desarrollo físico y conductual.

La caricia, el contacto, el masaje, afectan estimulando los flujos sanguíneo y linfático. El masaje puede disminuir nuestra presión sanguínea y nuestro ritmo cardíaco, calmar nuestros nervios y distender la tensión, producir un estado de relajación y bienestar. El masaje estimula también  la producción de endorfinas, pequeñas proteínas derivadas de un precursor producido a nivel de la hipófisis, estimulan estas los centros de placer del cerebro creando situaciones satisfactorias que contribuyen a eliminar el malestar y disminuir las sensaciones dolorosas obrando como un analgésico natural. Una de éstas,(se calcula existen unas veinte variedades), la encefalina, posee la virtud de reducir el dolor y producir un estado análogo a la euforia.
La experiencia nos demuestra cómo la caricia no solamente nos proporciona salud sino que también afirma nuestra autoestima, estimula nuestra sinceridad, facilita tanto la liberación de las emociones bloqueadas como la relajación de los músculos tensos. El contacto físico nos da una identidad propia.
Realmente es una satisfacción comprobar los efectos de nuestro masaje, sentir cómo los músculos se relajan, sentir cómo nuestro tacto y la fuerza vital que con él transmitimos ayudan a la persona que lo recibe a estimular su propia salud. Frecuentemente la interacción entre el masajista y el receptor produce un estado similar en ambos: un estado muy similar al de la meditación.

El masaje es una modo  de tomar consciencia de su cuerpo y de aprender a escucharlo. Cuando haya alcanzado un grado superior en el conocimiento de su cuerpo, concebido como una totalidad, notará cómo física, mental, emocional y espiritualmente puede responder más plenamente a  sus necesidades reales. Alimentarse de forma saludable y equilibrada, hacer el diario ejercicio necesario y respirar más profundamente, son percepciones que le harán sentir más alegría y le harán olvidar todas las tensiones y fatigas que provocan las tareas desarrolladas  bajo la severa presión  de las necesidades creadas por nuestra “civilización”.

Cuando gozas de buena salud, necesitas mantenerla. El masaje, por supuesto, no debe ser utilizado como una forma de curación, sino más bien como un medio eficaz para prevenir la enfermedad. Innumerables enfermedades son fruto del estrés y de las tensiones de la vida diaria, para este tipo de dolencias, las terapias táctiles son particularmente eficaces ya que calman la tensión y procuran el equilibrio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: